Archivo de la categoría: Articulo

Ángel Castro y su dinastia

Ángel María Castro, un joven y humilde gallego que emigró a Cuba a fines del siglo XIX, ha pasado a la posteridad por ser el padre de Fidel Castro., aquí un interesante relato de la vida del padre de los Castro y su descendencia.

En un extremo de Láncara está la humilde vivienda en la que nació en diciembre de 1875

Ángel Castro- Láncara es un municipio español perteneciente a la provincia de Lugo, en la Comunidad Autónoma de Galicia.

 .lancara-angel-castro-e1424440968871

Como buen emigrante transatlántico, Ángel María Castro Argiz tuvo varias vidas. Padre de doce hijos de dos matrimonios, fue campesino en Lugo, panadero en Madrid, soldado en Cuba, afamado tahúr en Galicia, , regresó a Galici, emigrante de nuevo en la isla, contratista de la multinacional estadounidense United Fruit Company y rico terrateniente, cacique de una extensión de 11.000 hectáreas.

Sin embargo, su más espectacular identidad se está construyendo cincuenta años después de su muerte, la de patriarca de una dinastía comunista, la de Fidel y Raúl Castro, los hermanos que se traspasan el poder en Cuba con la naturalidad propia de una monarquía.

No narraremos como llegó a ser un rico terrateniente en Cuba, pero les dejo la foto de la finca familiar, en Birán. Está ubicado geográficamente al centro norte de la antigua provincia de Oriente, que pertenecía al término judicial Mayarí.

biran

En 1911 Ángel Castro se casó con María Argota Reyes, con la que tuvo cinco hijos, aunque dos de ellos murieron al poco de nacer. María era una profesora y Ángel ya se había convertido en un poderoso terrateniente.

Después apareció otra mujer, Lina Ruz, hija de una familia que trabajaba en la hacienda y que hacía de cocinera en la casa principal. Durante un tiempo mantuvieron el romance en secreto, pero al enterarse María Luisa Argota se trasladó a Santiago y amenazó con divorciarse y reclamar la mitad de sus tierras.

padrefidel18

Lina y Ándres, padres de Fidel y Raúl

Es por ello que Ángel simuló estar arruinado y traspasó las propiedades a su socio Fidel Pino Santos. La familia que de aquí surgió tuvo que existir de forma clandestina hasta que las aguas se calmaron. El terrateniente y su joven amante tuvieron siete hijos, entre los que se encontraban tanto Fidel Castro (en honor al socio mencionado) como su hermano Raúl.

fc184

Los hermanos Ramón, Fidel (de blanco) y Raúl (sentado), con un amigo en La Salle de Santiago de Cuba.

Para esconder la existencia de los hijos ilegítimos, el gallego decidió enviar a los niños a vivir con sus amigos próximos, el cónsul haitiano en Santiago, Hippólite Hibbert, y su esposa Emercianne. Fidel tenía entonces 4 años. Cuando fue enviado como interno al Colegio de La Salle, sus compañeros lo humillaron repetidamente por su origen bastardo, por tener como madre a una criada analfabeta y por no estar bautizado, llamándolo «judío».

Ángel Castro no se casó con ella hasta 1943, cuando ya se había divorciado de María Argota. Fue entonces cuando admitió como hijos legítimos a Fidel y a sus hermanos. Ese tardío reconocimiento supuso, según algunos biógrafos, un trauma infantil para el mandatario cubano.

http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/3152/la-historia-del-padre-de-fidel/

http://www.abc.es/historia/abci-historia-oculta-padre-fidel-terrateniente-gallego-habia-combatido-independencia-cuba-201611282118_noticia.HTML

Resumen, MGuatyMarrero

La religión de Fidel Castro

Resumen de varias publicaciones.

Fidel Castro durante su visita a Guinea en 1972

Fidel Castro de blanco, en una foto prohibida en Cuba.

Para los cubanos no constituye un secreto la vinculación de Fidel con las religiones afrocubanas. Desde Yorubas hasta Espiritistas le han, en múltiples ocasiones, sonado los caracoles, tirado los cocos o leído las cartas a Fidel porque si algo preocupaba al mayimbe principal era su futuro.
Tampoco son desconocidos los sacrificios de animales, algunos traídos de la tierra de los esclavos que poblaron el caimán verde, y se les vio desembarcar tras compartir el vuelo con los soldados cubanos que regresaban de Angola. Exóticos tigres y leones que nunca vieron el zoológico, hacían la travesía junto a los guerreros que el comandante “sacudía” en el continente Africano.
Se le vio, vestido de blanco. por única vez en una foto tomada en un viaje a Guinea, donde se comentaba abiertamente que se había hecho Santo.
Hay quienes dicen que sus extraños poderes provienen de pacto con el innombrable, quien exige sacrificios con sangre humana.

Según el escritor Richard de Broussard, la relación de Fidel Castro con el mundo de la santería se remonta a los primeros momentos del grupo guerrillero en la Sierra Maestra.

Para concluir Obbara Meyi un santero Cubano, recomienda a su pueblo religioso salir a la calle con la cabeza cubierta, porque “ese espíritu anda por ahí y allá a quien se le encarne”.

“¿Viste qué casualidad? Hay que esperar nueve días, como con todo santero“, dice Jessica que le dijo su madre, quien tiene coronado Oshún hace más de 20 años y siempre ha sostenido, como otros tantos, que Fidel tenía hecho santo, cuenta Matienzo.

santo-de-fidel-castro

A los santeros no se les crema y hay que esperar un tiempo necesario para, al final, hacerle el desayuno y el Oro al Eggun”, aclara un babalawo que prefiere hacerse llamar por su oddun de Ifá, Obbara Meyi.

“Pero ese espíritu ya debe de haber pasado por el Ituto, que es la ceremonia en la que se le da camino a los santos del iniciado, donde se rompe la tinaja del río, la misma que recibió el día en que se coronó”, señala.

Matienzo señala que casi todos los religiosos consultados coinciden en que “lo único que ellos no han podido calcular”, aunque lo parezca, “es el día 4 de diciembre como último día de las ceremonias”.

“Quién sabe, a lo mejor quien nos hizo el favor fue el Cabo, Changó, y el novenario, lo cuentes como lo cuentes, cierra el 4 de diciembre por eso”

También hay quien cree que “nunca sabremos donde está realmente enterrado el cuerpo”.

NOTA: El lenguaje de la religión no lo entiendo, pero siempre supe que tenía pacto con el Diablo.

MGUATYMARRERO

When the U.S. was a “tourist playground” for Cubans

vacations3cuba1950s

When the U.S. was a “tourist playground” for Cubans (you read right right.)– WARNING! This wasn’t shown in Godfather 2!)

MGM- Since Fidel Castro took power, Cuba was internationally known , as “the American borthel”, thanks to the Cuban government  propaganda. but…. Let,s read:

habana-22

It was only in 1953 that the tide switched. Up until that year more Cubans had annually vacationed in the U.S. than did Americans in Cuba.( As befit this nation that boasted a larger middle-class than much of Europe at the time.) Tens of thousands of Cubans KEPT vacationing in the U.S. after 1953–but a SLIGHTLY larger number of Americans then started vacationing in Cuba.

But–per person– these American vacationers to Cuba spent LESS money on gambling in the (relative few) Cuban casinos than most Americans spend on gambling in Las Vegas)…..

vacation7

This datum (so INFURIATING (!!!) to Castro and his network of agents-of-influence .One thing that AMAZED some Cuban vacationers to the U.S. and HORRIFED others was how how certain areas of the U.S. were essentially “run by the mob!!!”…..

vacation6

vacation23

And how some of these areas–especially the French Quarter in New Orleans– featured live sex shows and rampant prostitution!…!!!  They even said one mobster ran Louisiana as his personal fiefdom with all the politicians in his pocket and getting a cut of his ill-gotten and vice-ridden gains!…!!!

“The U.S. might be a nice place to visit on vacation,” many of these Cuban vacationers gasped. “But we certainly wouldn’t want to live there!”

Sigue leyendo

Perdimos a Cuba por Zoe Valdes

Perdimos a Cuba…por Zoé Valdés

Para la mayoría de los que nos fuimos de Cuba hace algún tiempo ya, Cuba se quedó petrificada como una joya hermosa y querida que se guarda celosamente.

Nos resulta doloroso verla como se ha destruído paulatinamente, cómo hasta la gente se ha dejado permear por la mediocridad y la vulgaridad imperante allí.

Nos resulta difícil, cuando lo intentamos, establecer lazos con nuevos exilados. ¡Y es que somos tan disímiles…! Somos como las dos caras de la Luna. Cada persona es el resultado de las influencias familiares, sociales y ambientales en que nos formamos. Nada estimula al ser humano a superarse, a ser mejor, a adoptar excelsos valores morales si el ambiente no es propicio, si no les dejan espacio a las esperanzas y la ilusión, al desarrollo de la individualidad, que nos pone en la disyuntiva de escoger.

En Cuba no hay opciones. El individuo promedio no escoge, simplemente, acepta, se conforma, se seudo-rebela porque en realidad, no hay verdadera rebeldía en sus protestas. Cuando se vive mintiendo por necesidad, con miedo de que se nos descubra lo que realmente pensamos, es muy difícil tener genuinamente el sentimiento de rebeldía, que no es más que el resultado de la individualidad pujante, es difícil que la persona se atreva a pelear, a luchar por derechos que nunca conoció.

Cuba nos quedará para siempre como las imágenes de aquellos amores de la juventud, los cuales como nosotros mismos, crecieron en líneas opuestas para bien o para mal y hoy no se parecen siquiera a lo que alguna vez amamos.

Por eso, es mejor mantenerla en la memoria. No hurgar más en su presente, no imaginar qué espacio queda para nosotros en su futuro porque Cuba no es ya la Cuba que nosotros conservamos mentalmente.

Si bien es cierto que Cuba, como todo lugar o persona en la vida, tiene un futuro, este futuro siempre está en dependencia a su presente, y el presente es el puente que une las etapas de la vida con lo que ya pasó o lo que va a pasar. Siendo así, la cosecha que recogerán los que se quedaron allá no es la misma que hubiéramos recogido nosotros. No somos iguales, no compartimos idiosincrasias forjadas en el amor por la libertad, la idealidad de los principios, la laboriosidad en relación con la inteligencia, la movilidad social, el buen gusto y las normas morales que otrora conformaran a la sociedad cubana de la cual procedemos.

Los cubanos de hoy día, los que llegan sin siquiera tener la más somera idea de lo que es un refugiado político, aún cuando en la Embajada Americana en La Habana se rajan diciendo que lo son, esos que regresan al mismo país del cual dicen huir tan pronto como obtienen aquí su residencia, esos sí podrán adaptarse felizmente, ya que no tendrían dificultades para incorporarse de nuevo a esa Cuba mediocre y chusmona de la cual salieron, la Cuba de hoy y la que se acerca.

Por tanto, quedémonos con las viejas fotos, las historias repetidas, las románticas memorias de una Cuba linda, idealista, sensual, elegante, limpia, alegre, dinámica, soñadora, la Cuba de la cual nos marchamos cuando no supimos lidiar con la tragedia que se apoderó y se ensañó de ella destruyendo todo a su paso y eliminándonos toda oportunidad de adaptación para lo que nuestras personalidades, resultado de nuestra educación, no estaban programadas, que es decir, no podíamos adaptarnos al miedo, al panzismo, al conformismo, la apatía, la negligencia, la indiferencia, el vacío moral, la chabacanería, la vulgaridad, todas esas cualidades que hoy son parte intrínsica de esas masas que pululan por sus calles, incluyendo a aquellos que se creen educados, porque están medianamente alfabetizados y hasta pueden ostentar un título universitario condicionado, mediocre y limitado. Son portadores de diplomas universitarios que escriben con faltas de ortografía, mala redacción, ignorancia de la historia de Cuba y del mundo, ya que el sistema en su podredumbre se preocupó y encargó de distorsionar y suprimir hasta los hechos más destacados de la humanidad en los libros impresos por la Imprenta Nacional.

Amigos, perdimos a Cuba. Aceptemos esta realidad.

Perdimos a Cuba físicamente. Su pasada imagen, no. Esa nos la llevamos nosotros, la idealizamos nosotros, la hemos mantenido nosotros, y se muere con nosotros y la enterramos en cada tumba que llena los cementerios de Miami donde se van quedando humilde y calladamente los trozos de su historia.

Sólo nos queda ofrecerle ahora, a aquella novia hermosa y en honor a sus memorias, un ramo de rosas. La nueva Cuba, ésa no nos pertenece ni nosotros le pertenecemos.

Acordémonos y hagamos nuestra la referencia: “Dejad que los muertos entierren a sus muertos

La reina Isabel se queja de grocerías de delegación China

160511091853_china_reino_unido_624x460_getty_nocredit

Los comentarios reales ocurrieron en el jardín del palacio de Buckingham, durante un acto realizado este martes.

En dicho evento, la reina conoció a una comandante de la policía de Londres, Lucy D’Orsi, y la presentación fue acompañada del comentario de un funcionario que decía que la oficial había sido “seriamente maltratada por la delegación china” durante la visita oficial de octubre.

D’Orsi saludó a la reina y reiteró que habían “sido días difíciles” como encargada de la seguridad del evento.

“De hecho uno de los días salieron sin aviso previo del lugar donde estaban reunidos y dijeron que dabam el viaje por terminado”, le contó D’Orsi a la monarca.

“Sí, lo sé. Fueron muy groseros con la embajadora británica”, respondió Isabel II.

BBC

MGuatyMarrero

¿Qué pasaría si gana Trump?

Andres-Oppenehimer2

Cuba:20,805 días en la oscuridad

Cuba: 20.805 días en la oscuridad

por Pedro Corzo
31-12-2015

Cinco décadas, un lustro, dos años e innumerables días, son lo que llevan Fidel y Raúl Castro explotando a Cuba y a los cubanos.

Un largo tiempo de pesar. Una vergüenza para cualquier pueblo. No honra a ninguna nación padecer una dictadura de un solo día, ni pensar la pena de 57 años.

Una vergüenza que se acrecienta cuando se aprecia que restan cubanos dentro y fuera de la isla que apoyan a un régimen dinástico en pleno siglo XXI, le justifican y realizan todos los esfuerzos posibles para que sobreviva.

Los hermanos Castro consideraron que al triunfar la insurrección, la isla y sus habitantes, pasaban a ser una especie de botín de guerra que podían usufructuar a su antojo, lo que explica por qué Fidel cuando se hartó de desgobernar el país, se lo entregó a Raúl como si fuera la finca Manacas que el padre de ambos tuvo en Birán.

Fidel Castro irrum­pió en la vida pública a través del pan­di­lle­rismo. Por sus estrechas relaciones con las cuadrillas más violentas que operaron en la Universidad de La Habana en la década del 40, aprendió cómo manipular el miedo y las ambiciones de los otros, como lo muestra el acierto que tuvo en la selección y manejo de los incondicionales que le sirvieron durante 46 años.

Sin la subordinación absoluta de tantos secuaces, incluida la de su sucesor, no le hubiera sido posible conducir el país como un campamento, en el que siempre primó la voluntad y los intereses del caudillo y su horda.

Los días y noches del castrismo han sumido a los cubanos en una tiniebla tóxica que ha corroído los valores ciudadanos, al extremo que el concepto de nación enfrenta una seria crisis existencial.

La propaganda del régimen que Cuba y los cubanos estaban en la cúspide del progreso, se transformó en un profundo sentimiento de frustración, cuando el individuo experimentó fracasos y constató mentiras.

La legalidad impuesta por los Castro favoreció la ejecución moral y física. Se fusiló en cementerios y en patios de las escuelas. Se implantó el terror.

Se militarizó la sociedad, al extremo de que la calificación de “desertor” se le asigna a quien abandone una delegación oficial, así sea un artista, deportista o médico.

La intolerancia y la sumisión a las consignas fueron las nuevas normas. Se impuso un paradigma nacional que promovía el odio y el tableteo de las ametralladoras.

Decenas de miles fueron a prisión. Miles más partieron al exilio. La libertad intelectual desapareció. Se estableció un estricto control de los medios de información. Las religiones enclaustradas en sus templos. Una especie de nueva devoción impuso sus propias tradiciones, cultos, lutos y fiestas.

El miedo y la conveniencia sustituyeron el concepto del derecho personal. Un amplio sector del país se condujo con feroz individualismo, mientras simulaba acatar el mandato del colectivismo.

El pudor se escabulló en la promiscuidad y la prostitución fue aceptada socialmente. La delación se convirtió en práctica social. Lo importante era resolver y sobrevivir, sin que importara lo que se entregaba en el empeño.

La corrupción –la más profunda y extendida que ha padecido el país– el abuso de poder de funcionarios civiles y militares y el cisma provocado por la intolerancia ideológica, han generado una lobreguez que promete un angustioso parto de futuro.

Fidel y Raúl Castro dejan un horroroso legado. Una profunda frustración en el sector de la sociedad que trabajó y creyó en un proyecto que ha dejado el país en ruinas, junto al sufrimiento de los que enfrentaron el sistema sin éxito, y la desesperanza que agobia a la mayoría ciudadana.

El futuro está amenazado y corroído por las enseñanzas y prácticas del totalitarismo. La crisis de civilidad está en las raíces de la nación. Las normas de convivencia, respeto a las discrepancias y hasta de urbanidad, fueron execradas por el Gobierno, al extremo que han intentado infructuosamente restaurar lo que destruyeron.

Las secuelas de un sistema excluyente como el que han grabado los Castro a Cuba son perniciosas. Los civilistas de la isla tienen un gran trabajo por delante.

Cambiar el sistema no será fácil, quebrar los privilegios de la clase dirigente o lograr que hagan dejación de ellos será complicado, tal vez estéril, pero más arduo será laborar para que los ciudadanos adquieran conciencia de sus derechos y deberes, un empeño de titanes, si se considera que la mayoría de los cubanos nacieron bajo la sombra de los hermanos Castro.

El Autor es periodista y documentalista cubano. Ex Prisionero politico .Director en Instituto de la Memoria Histórica Cubana Contra el Totalitarismo

Distribuye Liberpress- Contenidos y Noticias- libepress@gmail.com
Twitter: @libepress +LiberPress http://www.facebook.com/LiberPress

MGuatyMarrero para CJaronu