Soy de Jaronú

Central Jaronú, Camagüey.- En la década de 1950 llegó a ser el mayor productor de azúcar del mundo.

Este espacio es para reunir a todos lo que recordamos aquel bello Central de nuestra niñez. Les doy también la bienvenida a todos los que respetuosamente quieran acercarse. Anexen sus comentarios, entren y compartan conmigo. Tocaremos temas de interés general, además de reunir a los oriundos de Jaronú.
cayo20romano1

¡Bienvenidos a Jaronú!

Este es un blog familiar, católico y en contra de la tiranía Cubana, NO  es abierto y democrático, tiene una línea política y religiosa bien definida. La persona qué no se encuentre a gusto con nuestra línea de pensamiento, se le invita a buscar otro blog que esté de acuerdo con sus creencias y tendencias políticas. Gracias.

Margarita Guaty Marrero

 Correo: cjaronu.blog@gmail.com

Surgen playas y pista de hielo en pleno Malecón de La Habana

¿Pueden creerlo?

IMG_4793-e1432268924549

Bajo la inminente hola de turistas que se avecina,  y con la excusa de la XII Bienal,  La Habana ha instalado playas en el Malecón, con arena, sombrillas y palmeras  y el último  vehículo para su mensaje de contenido político es una pista de hielo también en pleno Malecón. Dentro de poco competirán con Disney World. La hipocresía del sistema no tiene límites, hasta a los cubanos se les permite disfrutar de estos nuevo sitios plásticos los que nunca se les ocurrió construir anteriormente  para el pueblo Cubano.

El norteamericano Don Riley, inventor de esta propuesta,  se trajo consigo unos 200 pares de patines viejos de una antigua pista de Queens, Nueva York.

BBCMundo

BBCMundo

Titulada “La esquina fría”, la pista se inauguró en el marco de la bienal de arte que tiene lugar cada dos años en La Habana y que, en esta edición, congrega a 200 artistas de 40 países.

Se armó en unos días, con la ayuda de una brigada cubana, usando un sustituto del hielo cubierto por un lubricante especial.

Y aunque no muchos lo recuerdan, no es la primera vez que el Malecón se “cubre” de hielo: a pocos metros de donde está esta instalación, funcionó una pista cuando, en los años 30 del siglo pasado, los estadounidenses en la isla soñaron con formar un equipo de hockey sobre hielo llamado El Tropical, que duró apenas una temporada.

MGuatyMarrero para CJaronu

La memoria, tú mejor historia

untitleddsrEl más glorioso libro de historia indubitablemente es la memoria personal

Daniel Shoer-Roth- ElNuevoHerald

Se trata de un tesoro con frutos balsámicos de vida: gozos y angustias; risas y sollozos; esperanzas y abatimientos. Desconsuelo, enfermedad y luto; aventura, celebración y viaje; aprendizaje y enseñanza. Es la historia oral que recibimos y la transmitida por nosotros. Son las costumbres de nuestros antepasados y las recientes adoptadas. Son los sueños no plasmados y los hechos inesperados.

Existe, sin embargo, una tendencia a olvidar. Y, especialmente, una presión externa a olvidar aquello que fue malo, aquello que fracasó, aquello que mucho dolió. Lo pintan como una práctica saludable. ¿Lo es?

Por doquier en Miami aflora esta disyuntiva del alma, justo por esta fecha del Día de la Recordación, cuando los asados en los parques y los festivales callejeros sustituyen las visitas solemnes a las sepulturas de los caídos hijos de la nación.

Pronto, zarparán los ferris por las turquesas aguas de un vasto cementerio hacia “la tierra más fermosa que ojos humanos han visto”, según dio testimonio el propio Cristóbal Colón. Al sonido del prolongado pitazo de salida en los muelles, estallarán las vívidas emociones de cubanoamericanos ávidos de acercarse a sus raíces; de conquistar retazos de su historia ancestral; de escuchar el retumbante eco de la juventud de padres y abuelos filtrado entre las agrietadas callejuelas y concurridas plazas. ¡Por allí gatearon! ¡Por allá maduraron! ¡En ese pasillo de luz tenue se besaron! ¡Detrás de aquella palma real elevaron al cielo una sagrada oración! ¡Bajo ese techo soplaron las velitas del pastel, horneado al calor del amor maternal!

Otros no subirán las escalerillas. Son cubanos que perdieron los olores de sus pueblos, los sabores de sus vecindarios y los colores de sus campiñas. Son las niñas arrancadas del arrullo de sus muñecas; los niños que dejaron de jugar con sus amiguitos. Son los que huyeron de la impotencia y el desaliento con temblorosos brazos. Son aquellos a quienes súbitamente truncaron las alas del pensamiento. Enmudecieron los campanarios de sus iglesias, confiscaron sus negocios, helaron la llama de su creatividad. Pasaron por lóbregas y mugrientas celdas, y en sus oídos quedó anclado el grito de “¡Viva Cuba Libre! ¡Viva Cristo Rey!” en el paredón.

Como las olas bravas y tempestades duras, dos realidades chocan frontalmente en un gran teatro de ilusión. La coexistencia de dos identidades presentan paradojas vivas en el seno de numerosas familias. Ese universo dualista yace en una atmósfera profundamente humana. ¿Y todo esto por una falsa y cruel ideología?

No es un asunto del todo generacional, sino cultural y de crianza. Pero, ciertamente, es más fácil para quienes no han sufrido en carne propia la herida –que para muchos aún supura– predicar aquello de “borrón y cuenta nueva”, creyendo en un idílico destino de paz ciudadana y prosperidad prometido con timbre de falsete. Ese retorno a una época esfumada es irreal, mas a nadie se le puede privar sus añoranzas, al menos en tierras de libertad.

El peligro de este proceso es la pérdida de la autenticidad de la historia –y de nuestros valores–. Mientras las viejas generaciones de exiliados cubanos se anidan en los álbumes de fotos, en los archivos de las bibliotecas, en las sublimes plegarias nocturnas y en las narraciones en inglés de sus descendientes, un andamiaje propagandístico usurpa con celeridad sus voces y sus testimonios.

Sucede en todo lugar, en todos los tiempos y en distintas magnitudes. Este año, se cumplió un siglo de impunidad del genocidio armenio perpetrado por los turcos. Las atrocidades, las violaciones, las ejecuciones, el zarpazo del terror, todo ese tenebroso capítulo de la humanidad ha sido ignorado e incluso negado por los verdugos y sus aliados. Más cerca de nuestra frontera, en El Salvador, ¿cuántos individuos han sido sentenciados por ordenar crímenes de lesa humanidad durante el conflicto armado de los años ochenta? Cero. Miles de familiares de víctimas de las masacres reclaman justicia, sin embargo, los gobiernos y el sistema de (in)justicia se han negado a saldar deudas del Estado.

Nunca debemos cerrar las puertas del pasado ni olvidar los horrores. Tampoco la valentía y la fe inquebrantable de gente como mis abuelos, sobrevivientes del Holocausto nazi. Ni los milagros revelados en las fugas de los infiernos. Ni la transparente bondad de personas como el arzobispo de San Salvador Óscar Arnulfo Romero, asesinado por el odio en 1980, para silenciar su conciencia, y ayer beatificado como mártir.

Los inmigrantes, los expatriados, los escapados, los refugiados, los huérfanos de patria, algunas veces volvemos al lugar que conocimos. Otros retornamos a un lugar que nunca hemos visto. Y muchos otros morimos sin jamás haber regresado, por prohibición, por peligro o por dignidad. Es una decisión de índole personal.

Lo innegable, sí, es la urgencia a echar a volar las campanadas de la memoria histórica. A los opresores no se les perdona, porque sería extender una invitación a otros desalmados a seguir sus pasos, dejando una estela de sangre y sufrimiento. Pero no podemos lamentarnos por la adversidad del pasado, porque nos nutrió de vigor y ánimo de superación. La recordamos hoy y siempre.

Enviado por Delia Valdivia

‘Habana Libre’ Libro que recoge en Fotos la vida de privilegios de los hijos de los Castro y el Che

Originalmente publicado en Adribosch's Blog:

Michael Dweck un fotógrafo estadounidense es el autor del libro ‘Habana Libre’ que recorre la historia de la otra Cuba, la Cuba que los cubanos de a pie no conocemos. El libro muestra a la Habana como una ciudad de moda y glamour llena de artistas, modelos e hijos de dirigentes cubanos. El fotógrafo hizo un total de 8 viajes a Cuba y en ese tiempo recopilo suficiente material para su libro. Entre los personajes que aparecen en el libro están: Alejandro Castro Soto del Valle y Camilo Guevara, hijos de Castro y Che Guevara. Según el fotógrafo este grupo selecto viste a la moda como si estuvieran en Miami Beach y disfruta de tecnología de primer nivel que los cubanos no pueden tener. “Hay una clase privilegiada en una sociedad sin clases. Sus vidas son complicadas. Pero son también Cuba” dijo Michael Dweck.Michael Dweck un fotógrafo estadounidense es el autor del libro ‘Habana Libre’ que recorre la historia de…

Ver original 125 palabras más

Los hijos de Fidel Castro dirigen desaforado capitalismo

Según algunos agudos observadores del devenir cubano, parecería que el régimen se entrega, por vía de los hijos de la nomenclatura, a la práctica de un desaforado capitalismo revolucionario.

Armando de Armas / martinoticias.com
46366EEA-6A87-4C66-9574-58C3816BA08E_w640_r1_s

Alex Castro, hijo del dictador cubano Fidel Castro, dirigirá talleres fotográficos junto al artista Ramsés Batista para pequeños grupos de estadounidenses que viajen a la isla dispuestos a gastarse el dinero visitando y captando imágenes por rincones de La Habana reservados normalmente para los cubanos de a pie y más allá del telón turístico, según reza la nota propagandística.

El fotógrafo y explorador estadounidense Jock McDonald y el artista Stuart Schwartz forman parte del nuevo negocio de Alex Castro.

“¡Cuba está cambiando rápidamente y el tiempo para visitarla es ahora!”, apura a los probables clientes una publicación y apunta que hace 20 años un cubano no podía hablar con un extranjero sin ser interrogado por la policía. Ahora la mayoría de los cubanos tienen teléfonos celulares y el acceso a internet se está convirtiendo en más generalizada.

El taller de fotografía se inicia en un vuelo directo Miami-La Habana. Luego, los alumnos se hospedan en el hotel cinco estrellas Parque Central, donde son recibidos por los tutores cubanos Alex Castro y Ramses Batista.

“Lo que realmente me gusta hacer donde quiera que vaya es tratar de encontrar algo que está desapareciendo. Una cosa que me interesa es el empresario cubano. Hay toda clase de tiendas, casi vacías, con una sola y aburrida persona que trabaja en ellas. Todo es cuestión de salir a la calle y disparar a la verdadera Cuba, sin tratar de poner una cara romántica a la realidad”, dijo Stuart Schwartz.

Aunque los talleres fotográficos se venden como una oportunidad única de andar los sitios no turísticos, la verdad es que una vista al itinerario que seguirán los participantes no denota mucha diferencia de los itinerarios turísticos al uso en la isla abundantemente mojados en la rica coctelería renacida como modo de encantamiento para visitantes extranjeros, amantes no sólo del imaginario guevarista sino de buen ron y mejor tabaco.

MGuatyMarrero para Cjaronu

In memory of:

la foto

Lectura del domingo

Evangelio del Domingo por Odres Nuevos

Domingo de Pentecostés – Ciclo B
Domingo 24 de Mayo de 2015

Lectura del santo Evangelio según san Juan 20, 19-23

201305190237208e9

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
–«Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
–«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. »
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
–«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos. »

Palabra del Señor

Reciclando Sábado de Jaronú

Originalmente publicado en Cjaronu's Blog:

Los primeros años del Central. Los primeros años del Central.

El Central El Central

Así era nuestra iglesita, y los jardines aledaños Así era nuestra iglesita, y los jardines aledaños

Vista lateral desde el parque de la iglesia al Club y al hotel. Vista lateral desde el parque de la iglesia al Club y al hotel.

Photoshop Tere Guaty DeWitt

Publicado por M.Guaty Marrero para Cjaronu

Ver original