Soy de Jaronú

Central Jaronú, Camagüey.- En la década de 1950 llegó a ser el mayor productor de azúcar del mundo.

Este espacio es para reunir a todos lo que recordamos aquel bello Central de nuestra niñez. Les doy también la bienvenida a todos los que respetuosamente quieran acercarse. Anexen sus comentarios, entren y compartan conmigo. Tocaremos temas de interés general, además de reunir a los oriundos de Jaronú.
cayo20romano1

¡Bienvenidos a Jaronú!

Este es un blog familiar, católico y en contra de la tiranía Cubana, NO  es abierto y democrático, tiene una línea política y religiosa bien definida. La persona qué no se encuentre a gusto con nuestra línea de pensamiento, se le invita a buscar otro blog que esté de acuerdo con sus creencias y tendencias políticas. Gracias.

Margarita Guaty Marrero

 Correo: cjaronu.blog@gmail.com

CUBA MURIÓ EN LA CRUZ-ESTEBAN FERNANDEZ

cjaronu:

Gracias Adribosch por tu colaboración con CJaronu

Originalmente publicado en Adribosch's Blog:

Esteban Fernandez Esteban Fernandez

Ayer un tipo que lee mis escritos demostrando mi amor por los recuerdos de mi patria antes del castrismo me dijo: “Pues, allá nadie quiere regresar a los oprobios del pasado” Lo miré, me sonreí y le dije: “Perfecto, pues parece que la mayoría se conforma y se adapta, con la basura del presente” Porque eso es lo que es la Cuba actual: UNA BASURA. Porque no crean que yo me engaño y no siento el dolor de darme cuenta que de aquella Patria que yo les hablo ya no queda nada. Esa murió en la cruz. La Cuba de hoy es la creada por Fidel y Raúl Castro, y un montón de Generales, dueños de esa Isla, con cientos y cientos de mansiones, de Mercedes Benz, con miles de millones de dólares en el exterior. Eso es Cuba hoy.

Y al mismo tiempo Cuba es para los…

Ver original 477 palabras más

El lujo de los dirigentes Comunistas

wikimedia- ABC.es

 .La casa en la que habitó Trotsky en Estambul-La antigua mansión del líder revolucionario ruso León Trotski cuenta con tres pisos, dieciocho dormitorios, cinco baños y casi 3.600 m2 de parcela

Nota-Las Revoluciones Comunistas tienen un fin: Enriquecer a sus líderes y arrebatarle la libertad al pueblo. MGM

casa-trotsky-wikimedia--644x362

La antigua casa del líder revolucionario ruso León Trotski, con dieciocho dormitorios y cinco baños y situada en la isla de Büyükada, a las afueras de Estambul, está a la venta. Trotski comenzó a vivir en ella cuando fue exiliado por la amenaza de muerte de Stalin.

Según un anuncio publicado el sábado en el diario Hürriyet Daily News, esta casa de 950 m2 con increíbles vistas al mar de Mármara busca comprador y está valorada en 4.4 millones de dólares. La casa dispone de tres pisos, casi 3.600 m2 de parcela y fue construida hace 150 años.

Según Farakoglu Mustafa, ex alcalde de la isla de Büyükada, la casa en la que el revolucionario vivió durante cuatro años -se estableció en ella en 1929- requiere un trabajo sustancial ya que está en ruinas y no cuenta con calefacción.

Además, Farsakoglu comentó que si el Ministerio de Cultura de Turquía lo autorizase, se podría renovar y convertir en un centro cultural y en un museo. «De todas formas, es un edificio protegido y se podría comprar para hacer una casa, un hotel o un restaurante» aclaró el ex alcalde de Büyükada.

MGuatyMarrero para Cjaronu

¿Cuál es el origen de la buganvilla?

Originalmente publicado en Cjaronu's Blog:

Publicado por vez primera en Cjaronu el  26 de Noviembre del 2010

Foto. Viaje.com

La buganvilla o buganvilia.

Habitual en las fachadas y jardines de las casas de clima templado, esta planta trepadora de flores violetas, rosadas o rojizas es originaria de las zonas tropicales de América del Sur.

o
Foto de A.Lopez

Debe su nombre al navegante francés Louis Antoine de Bougainville (1729-1811), conocido por sus aportaciones a la geografía y la ciencia durante el siglo XVIII. Entre 1766 y 1769 navegó alrededor del mundo acompañado de un naturalista y un cartógrafo, recopilando especies de flora y fauna y abriendo rutas marítimas. Además de la planta tropical, una de las islas Salomón también lleva su apellido.

Fuente: http://www.muyinteresante.es/icual-es-el-origen-de-la-buganvilla

Publicado por MGuatyMarrero para Cjaronu

Ver original

A 125 años de la muerte de Van Gogh

vye01hyu290715frphoto02

El afamado pintor Vincent Van Gogh murió el 29 de julio de 1890 a los 37 años de edad. El genial artista holandés, despreciado en vida, se disparó en el pecho aquejado de una fuerte depresión que le ocasionaba “una gran desesperación y alucinaciones”. Sin embargo, no murió hasta dos días después de la mortal herida que se causó. Este año se cumplen 125 años de la desaparición de uno de los grandes genios de la pintura postimpresionista.

Van Gogh, considerado uno de los padres del movimiento postimpresionista, contrariamente a lo que se piensa,  realizaba cuadros con el único fin de venderlos. La Vigne Rouge (1888) fue vendida por 400 francos a Anne Boch, artista belga. Tras ser incautada por Stalian en 1918, esta pintura se encuentra en el Pushkin Museum de Moscú.

De la vida personal del artista se sabe que nunca se casó, pero sí que tuvo varias relaciones conflictivas. Por ejemplo, con Kee Vos, su prima, una relación a la que los padres de ella se opusieron. Algo parecido le ocurrió en Londres, donde se enamoró de una joven de 19 años, hija de su casera, que no quiso consentir la relación. Carolina Haanebeek y Margot Begeman también fueron otros de los amores del genial pintor de los Países Bajos, uno de los grandes referentes de la historia de la pintura.

Uno de los grandes misterios acerca de la personalidad del famoso pintor holandés fue su oreja. Mientras unas versiones aseguran que fue el propio Van Gogh el que se cortó la oreja en un ataque de locura, otras teorías apuntan a que en una pelea con su amigo Paul Gauguin, el francés le cortó la oreja con su sable mientras el holandés lo expulsaba de su casa. De hecho, en alguna carta entre ellos Van Gogh afirma: “Mantente callado y yo también lo haré”.

El artista guardaba una relación muy estrecha con su hermano menor Theo, que falleció apenas siete meses después de la desaparición del genial pintor aquejado de una sífilis que se agravó con la depresión tras la muerte de Vincent. Ambos reposan juntos en el cementerio de Auvers-sur-Oise

Nota- Europa Press:10. ¿QUIÉN MATÓ A VAN GOGH?

Aunque durante más de un siglo se ha tenido por cierto que Van Gogh se suicidó disparándose un tiro de pistola esta tesis también se vio contestada en 2011, cuando los biógrafos Steven Naifeh y Gregory White Smith, ganadores del premio Pulitzer, señalaron que habría sido asesinado por un adolescente. El libro de estos investigadores, ganadores del premio Pultizer, se llama ‘Van Gogh, la vida’.

Europa Press.

MGuatyMarrero para Cjaronu

Lectura del domingo

* Evangelio del Domingo 2 de Agosto – Domingo XVIII del Tiempo Ordinario

Evangelio del Domingo por Odres Nuevos

XVIII del Tiempo Ordinario – Ciclo B
Domingo 2 de Agosto de 2015
Lectura del santo Evangelio según San Juan 6, 24-35

imagesep

En aquel tiempo, cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús. Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron:
–Maestro, ¿cuándo has venido aquí?
Jesús les contestó:
–Os lo aseguro: me buscáis no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros.
Trabajad no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura, dando vida eterna, el que os dará el Hijo del Hombre; pues a éste lo ha sellado el Padre, Dios.
Ellos le preguntaron:
–¿Cómo podremos ocuparnos en los trabajos que Dios quiere?
Respondió Jesús:
–Este es el trabajo que Dios quiere: que creáis en el que él ha enviado.
Ellos le replicaron:
–¿Y qué signo vemos que haces tú, para que creamos en ti? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: «Les dio a comer pan del cielo».
Jesús les replicó:
–Os aseguro que no fue Moisés quien os dio pan del cielo, sino que es mi Padre quien os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo.
Entonces le dijeron:
–Señor, danos siempre de ese pan.
Jesús les contestó:
–Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí no pasará nunca sed.

Palabra del Señor

MGuatyMarrero para Cjaronu

En Cuba tampoco existe la libertad religiosa

15/04/2015  

 Este artículo es un poco extenso pero vale la pena leerlo hasta el final  para darnos cuenta que en Cuba sigue la persecución religiosa con la misma intensidad y haber abierto las iglesias y el cuento que nos hacen desde el Arzobispado es pura comedia. La primera parte explica como fue a parar a la cárcel y si desean leerlo, abajo les adjunto el enlace en azul.

El padre Luis Miguel García fue a La Habana a preparar unas misiones y lo primero que conoció fue la sucia realidad de un calabozo cubano. En la primera parte de la entrevista nos contó qué vivió allí, ahora nos cuenta lo que pasó después:

Luis Miguel García cura Cuba calabozo

Te sacaron del calabozo y subiste al coche con los policías, ¿dónde te llevaron?

Al llegar al centro de La Habana, pararon delante de una casa y me dijeron “aquí es donde te vas a quedar, tenemos instrucciones de no dejarte salir hasta nuevo aviso”. No entendía nada, pero me obligaron a entrar. Era un cuarto amueblado, con sofá, cama, lavabo… Mucho mejor que la celda, desde luego. Deshice mis maletas y, mientras estaba leyendo un libro que traía, se abre la puerta y entran cuatro chicas en ropa interior. Fue en ese momento cuando me di cuenta de que el edificio era un prostíbulo.

¿Qué ocurrió entonces?

Al cabo de un rato de estar de pie, una de ellas me pregunta “bueno, ¿con cuál de nosotras te vas a quedar?” Ellas no sabían quién era yo, así que levantando la vista le dije “pues quédate tú misma”. Se fueron las otras tres y le ofrecí asiento en el sofá, dándole un libro: “toma, lee”. Descolocada, me cogió del brazo y me dijo “oye, ¿tú qué haces aquí?” “Yo no vine a hacer nada, a mí me trajeron”, y le empecé a contar mi historia. En ese momento la chica se puso a llorar y me pidió si podía contarme la suya.

Supongo que se la contó.

Sí, y es una historia dura. Hacía tan solo un año y medio que había acabado el bachillerato, y le ofrecieron un contrato como modelo en un congreso que iba a haber en La Habana. Al llegar, le pidieron los documentos y, al dárselos, le dijeron “tenemos tus datos, sabemos dónde vives, a partir de ahora vas a hacer lo que te digamos. Si intentas escapar, matamos a tu familia y te matamos a ti”. La chica me mostró una cicatriz que tenía en la espalda: “esta es de la primera vez que traté de escapar”. Luego me enseñó la de la segunda en la pantorrilla izquierda. “Ya no he vuelto a intentarlo”. En ese momento, ¿qué le dices a una chica de unos 20 años hecha un mar de lágrimas? Pues en mi caso, hablarle de la misericordia de Dios.

¿No es un poco inadecuado hablarle de eso en ese momento?

No, porque si la fe no es aquello que te mantiene en los momentos más difíciles, olvídate de que te sirva en los momentos tranquilos. Estuvimos hablando de la misericordia y del perdón de Dios. Recuerdo que me dijo “¿Tú crees que Dios puede perdonarme de todo lo que he hecho?” “Pues claro que sí”. A medida que íbamos hablando, ella se había ido cubriendo con una manta. La chica se acabó confesando, me lo agradeció y se marchó. A los cinco minutos, entró otra y lo mismo, “¿puedo hablar contigo?”. Se corrió la voz y aquello acabó siendo como una pescadería en la que se pide turno. A mí después de eso que no me cuenten cuentos chinos de que Dios no se acuerda de las personas que pecan o que sufren.

Si consigues despistar a los que te siguen, nos vemos aquí a medianoche”

¿Cuánto tiempo te quedaste en aquel edificio?

Allí estuve metido unos dos días y medio, hasta que llegaron los dos policías y me dijeron que ya me podía ir. Aún me quedaban cuatro días para el vuelo de vuelta, y me quedé en plan ¿qué hago? Recordé que cuando había estado allí la primera vez había conocido a un sacerdote, un párroco de La Habana, así que fui hasta su iglesia. Cuando le conté lo que me había pasado, no me dejó entrar. “Te están siguiendo”, me dijo, “no te puedo dejar pasar con ellos detrás. Vete, y si consigues sacártelos de encima, nos vemos aquí a medianoche”. Y me cerró la puerta en las narices.

Qué drástico…

Cogí las maletas, las dejé en una tienda que había allí para recogerlas después y empecé a pensar en todas las películas de espías que había visto. Me acuerdo que me paré ante el escaparate de una tienda para ver el reflejo de la gente que tenía detrás, y así durante unos cuantos cristales. Ya vi que había algunos que se repetían tienda tras tienda, así que me puse a correr y a doblar esquinas, y cuando vi que dos de ellos también corrían y doblaban esquinas no me quedó duda. Estuve como una hora corriendo, entrando y saliendo de portales buscando despistarles hasta que me tiré entre las plantas de un parque, y esperé. Al cabo de un rato, salí y vi que ya no me seguían, así que a la medianoche fui a la casa del sacerdote.

¿Y qué le dijo?

“¿Te siguen?” “Padre, creo que ya no”. Se sacó un papel del bolsillo y me dijo “Confía solamente en estas personas”, y me cerró la puerta. “No te puedo dejar entrar, porque sino tú y yo corremos el riesgo”. Abrí el papel y vi que era un listado de familias con sus direcciones, así que me dirigí a la primera dirección. Al tocar la puerta, escuché inmediatamente una voz desde dentro que decía “¿padre Miguel?”. Me quedé callado de la impresión, hasta que la voz repitió “padre Miguel, ¿es usted?”. El trato de usted me tranquilizó un poco, lo suficiente como para responder, y tal cual lo hice, se abrió la puerta, una mano me agarró de la camisa y me metió para adentro.

¿Era la policía?

Al principio estaba todo oscuro, hasta que encendieron algunas velas y pude ver que había en el cuarto como unas 40 o 50 personas, pero no eran policías. Me condujeron al centro de la habitación, donde había una mesa llena de papeles, y me dijeron que esos son los documentos que había de firmar. “El papel que el padre le ha dado es una lista de los sacramentos para los que él necesita su ayuda, y en esta casa necesitamos que celebre estas 20 bodas”. Toda esa gente estaba esperando al sacerdote para casarse, y en ese momento yo no sabía si reír, llorar o qué hacer. Tuve un momento de oración, y me decidí: comenzamos la misa, celebré las bodas en esa misma ceremonia y, al terminar, me dijeron “Padre, le están esperando en la siguiente casa”.

¿Más bodas clandestinas?

De camino, me encontré con los que me estaban siguiendo, pero logré despistarlos y llegar a la otra casa. Allí no eran bodas sino comuniones, pero aún así me chocó. Esas personas llevaban al menos ocho horas metidas en un piso esperando a que llegara el sacerdote a administrar el sacramento, un ambiente muy diferente a aquí en España. Allí se estaban jugando la vida por celebrar la misa.

Entonces su actividad de esos días fue ir de casa en casa para celebrar sacramentos a escondidas…

Exacto, me di cuenta de que el párroco me había preparado una ruta por diferentes casas para que celebrase los sacramentos a los que él no llegaba. En algunas casas llegaba y me decían “Aquí el padre quiere que coma” o “Aquí el padre quiere que descanse”. Cuando terminé la primera hoja, que debían ser unas 60 familias, me dieron otra igual. Al final debieron ser unas 90 casas, y todas esperando recibir a Jesús.

Eché a correr sin saber si las balas me iban a dar, sin saber si iba a llegar vivo a la esquina

¿En algún momento le cogieron sus perseguidores?

Dos veces casi lo consiguen. Hubo una en la que, mientras estaba celebrando la misa, alguien empezó a golpear la puerta. “¡Abran, es la policía, sabemos que hay un sacerdote ahí dentro!”. El padre de la familia le dijo a su hijo que me escondiera, y yo fui con él asustado. Junto con otro, levantaron la cama y una alfombra y allí había un hueco en el suelo: “métase ahí, padre”. Entré, me cerraron, y desde mi escondrijo escuché cómo entraban los policías, buscándome y amenazando a los que estaban allí. Ninguno dijo nada, a pesar de que se jugaban el ir a la cárcel. Esa gente estaba literalmente arriesgando su vida por esconderme. Yo creo que fue un milagro que a la policía no se les ocurriera levantar la cama. De esa casa, una vez terminado, me tuve que ir por la ventana, porque me esperaban los agentes a la salida.

¿Y la segunda vez?

Fue en otra casa y, de nuevo, me impactó más por la fe de la gente que por el hecho más morboso. El principio era lo mismo: estábamos en una casa y aporrearon la puerta. Aquí no esperaron, sino que la echaron abajo. Entraron dos policías, pistola en mano, y en esa habitación no había más puertas ni ventanas. Yo ya estaba rezando un acto de contrición cuando la persona que estaba junto a mí me dijo “¡Padre, por la esquina!” “¡Pero si hay un muro!” “No, es un muro falso”. Mientras los policías, seguros de que no podíamos escapar, se acercaban con calma, me lancé contra el muro.

¿Y era falso al final?

Sí que lo era, lo atravesé. Pero claro, el muro daba a la calle y estábamos en un segundo piso, así que me vi de repente suspendido en el aire. No me hice papilla porque alguien había colocado unos colchones en unos contenedores justo debajo del muro falso, como ruta de huida. De repente, una bala impactó contra el colchón justo a mi lado. Me pegué al muro y escuché cómo desde arriba me disparaban. Lo primero que piensas es “¡Corre!”, pero ¿hacia dónde? En cuanto escuché que paraban de disparar, porque se acabó el cargador o lo que fuera, eché a correr sin saber si me iban a dar. Con la adrenalina, creo que corrí como media hora. Me detuve porque no tenía sentido seguir corriendo ya, tomé aire, miré la siguiente dirección y fui hacia allá.

¿Sabes qué les pasó a los del piso del que escapaste?

No lo sé. No sé si los cogieron, si los dejaron ir o si están en la cárcel. A día de hoy lo único que sé es que se la jugaron por su fe, como en el resto de casas.

Después de estos días, ¿cómo consiguió salir de Cuba?

El último día, el de mi billete de regreso, me planté ante los dos que llevaban días siguiéndome y les dije “tengo dos noticias, una buena y una mala: la buena es que me marcho a México, la mala es que me habéis de llevar al aeropuerto”. No querían, pero acabé convenciéndoles de que era mejor para ellos que yo estuviera en ese vuelo de vuelta. Acabaron llevándome allá, y en el momento en el que ya iba para embarcar, me cogieron y me dijeron “agradécele a tu Dios que tienes boleto de vuelta porque, si no, estarías todavía metido en el calabozo”. Subí al avión y me fui. Hasta que no llegué a México no pude respirar tranquilo.

El Prisma

MGuatyMarrero para Cjaronu

Cuando el valor de las palabras cambian

cjaronu:

Muy buenas opiniones

Originalmente publicado en lafronteratransparente:

cuba-libertad-20-oct-2009-gif-firDespués de 56 años de Dictadura los términos para referirse a los que mantienen el poder en la isla han cambiado.

Una gran cantidad de medios noticiosos de todos los países, analistas, cubanólogos, politólogos, expertos, vendedores de fosforeras en La Habana, cuentapropistas en Manzanillo , costureras en Ciego de Avila, campesinos en Pinar del Rio y turistas en funciones recorriendo los “cascos históricos” de diferentes zonas de Cuba, cuando son entrevistados incorporan palabras claves (como si fueran mágicas) al discurso nacional.

Y ahora resulta que los hombres que implantaron el terror en la isla no son Dictadores, sino Presidentes, que a la forma totalitaria de dirigir el país le llaman gobierno cubano y no régimen comunista.

Que los cubanos se van a liberar de la esclavitud y del terror si todos pueden conectarse a Internet lo antes posible, no importa si andan en taparrabos, mal alimentados sin una medicina para…

Ver original 274 palabras más