Archivo de la categoría: Camagúey

“Señor mío, tiempo es ya que nos juntemos” Teresa

12063550_909565872431026_1060347516311398073_n

¡Teresa de Jesús! Quiero recordar las palabras de los últimos instantes de tu vida:

La humilde confesión de tus faltas: “Cor contritum et humiliatum, Deus, non despicies” (Ps. 50, 19).

La exhortación a tus hijas a mantener intacta tu herencia espiritual, la fidelidad al carisma.

El deseo de ver a Dios: “Señor mío, tiempo es ya que nos juntemos; ya es tiempo de caminar”.

La gozosa profesión de fe: “En fin, Señor, soy hija de la Iglesia”.

Entregaste tu vida al Señor, envuelta en el cariño maternal de esa Iglesia de la que te sentías hija: con la gracia del sacramento de la penitencia, el viático de la Eucaristía, la santa unción de los enfermos.

Fue la tuya una muerte de amor, como bien expresó San Juan de la Cruz: “Consumida por la llama de amor viva, se rompió la tela del dulce encuentro con Dios”

San Juan Pablo II

MGuatyMarrero para Cjaronu