Mi viaje a Cuba II, por carretera.


Mi viaje a Cuba II, por carretera.

Por Chabela Ximenez

 http://chabelaconbdeisabel.blogspot.com/

Mientras viajo en el asiento posterior del coche de alquiler, paso la mirada por las gentes que esperan en la  cuneta. Me llama la atención las muchachas que se ofrecen a pie de carretera, algunas parecen no tener más edad que  mis hijas. En el avión que me llevó a La Habana viajé justo detrás de cinco hombres. Iban solos, creo que por pura lógica, porque eran feos como pegarle a  un padre: De mediana edad, tal vez cultos o con estudios universitarios por la conversación que pude ir escuchando. Vestían unas horribles camisas “tropicales” que yo no veía desde que pusieron por televisión española la serie de Corrupción en Miami. Sentía vergüenza ajena tan sólo de pensar que fueran el ejemplo del turismo sexual del que tanto se habla en relación a Cuba. También viajaban cuatro chicas solas en ese vuelo, puestos a pensar mal, también la liberación de la mujer ha podido degenerar en esos términos.    Claro que ellas no eran tan feas, aunque sí desinhibidas y escandalosas. Siempre suele salir ganando el hombre, sea cual sea el tema a tratar.

Esta foto es de www.desdelahabana.net, yo por respeto, no tomé ninguna.

Esta foto es de http://www.desdelahabana.net, yo por respeto, no tomé ninguna.

Durante las largas horas de viaje me da tiempo a observarlo todo despacio. Las palmeras parecen rasuradas a base de aterrizajes mal calculados de  avionetas. Alguien nos contó la historia de un cargo de la aviación cubana que se escapó en avioneta y luego tuvo los “cojones” de volver a por su familia también en avión. Es un héroe nacional    de los que no hay cartel promocional.
Cada cien metros un cartel tipo pancarta dice algo propagandístico o hace predicciones como: Nuestros héroes volverán o los hijos harán lo que te vean hacer. Tendrá intención de ser muy efectivo pero me doy cuenta de que los únicos que nos fijamos somos los turistas, y no todos. La gente pasa por el lado sin mirarlos, como si fuera uno más  de los árboles del paisaje. La sicología parece ser un arma de destrucción masiva en este país.
Cada aproximadamente treinta kilómetros hay una vía sin barrera y sin señal previa, tan solo un “pare” junto a las dos aspas cruzadas, ni más luces ni más señal de peligro. Eso sí, junto al “pare” (o señal de stop) un motorista que te multa con una eficacia absoluta si no te paras.
Existen también puntos de recogida, donde se acumula tal cantidad de personas que si les diera por protestar en mi ciudad serían una gran manifestación.
En los puntos de recogida tienen obligación de parar todos los vehículos con matrícula cubana para transportar a los que esperan. Los transportan, no me he equivocado de verbo, los montan de cualquier forma en el vehículo que sea y hasta que quepan, como si fueran cualquier carga, sin medidas de seguridad ni comodidad alguna. Me sentí ridícula con mi cinturón puesto en el asiento de atrás del coche de alquiler.
Dicen que las cosas ahora están mejor porque en los puntos de recogida han puesto casetillas de parada para que se  protejan del frío o del agua los que esperan, aunque allí no caben ni la mitad y los ves desparramados por todo el borde de la carretera, poniéndose en peligro mientras les llega el turno.
También han puesto a personal del gobierno para que obliguen a parar a los vehículos. Los llaman “los amarillos” porque visten un uniforme de un tono    ocre descolorido y llevan una carpetilla para apuntar.
En Cuba se apunta todo: Las pizzas que pides, las botellas de cerveza, las rutas de taxi, todos los cubanos llevan una pequeña contabilidad en sus carpetas y se llevan todo el día contando y recontando pesos.
Hay gasolineras para turistas y gasolineras para cubanos, restaurantes para turistas y dispensarios de comida para los cubanos, todo está dividido en peso cubano y divisas. Lo raro es que cosas tan básicas como el gel de baño, el champú o el papel higiénico se vendan en divisas, a precios europeos.
Un cubano tiene que llevarse medio mes sin comer para poder pagar un champú anti-caspa o un gel de baño y ducha. En su lugar existen unas pastillas de jabón blanco que parecen mantequilla y que no huelen a nada ni hacen espuma.
Debe ser muy triste para una mujer no poderse comprar una barra de labios o una crema de manos. En ninguna casa de las que visité había mujeres maquilladas. Pero sí pude comprobar la entrañable transparencia del papel higiénico, donde tenían la suerte de poderlo usar, en lugar del papel de periódico.
Me pareció del todo extraño que en un sitio donde la madera y los muebles son de una calidad extraordinaria en cualquier vivienda, sea un lujo tan exagerado el tener un paquete de clínex en el bolso. Hay cosas que en mi mente europea no tienen sentido de ser. Lo más elemental de la higiene o la primera necesidad se convierte en privilegio    para unos pocos, para esos que tienen la suerte de tener desmembrada la familia y reciben ayuda desde fuera.
                                                                             … continúa …
 Publicado por Maggie para Cjaronu
http://chabelaconbdeisabel.blogspot.com/

6 Respuestas a “Mi viaje a Cuba II, por carretera.

  1. Chabela, los muebles que viste en las casas que visitaste datan de la época republicana del país, nadie tiene muebles nuevos en Cuba de esa calidad, y duran muchas vidas.
    Gracias por publicar tus impresiones y enseñarnos a aquellos que salimos hace varias décadas cómo es la Cuba de hoy, ¡no la reconozco!

  2. Tere Guaty DeWitt

    Cuando sacas a Dios de tu casa, entra la inmoralidad, eso es lo que pasa con la sexualidad de la Cuba de hoy, no hay respeto a Dios.
    Se que el hambre y la necesidad es un factor grande, pero cuando no hay Dios no hay respeto.
    Que triste es ver nuestra Cuba destrozada.

    «Aim at heaven and you will get earth thrown in. Aim at earth and you get neither».
    C.S. Lewis

  3. Puchy Guaty Lotz

    Estoy de acuerdo, es imposible reconocer la Cuba que nos relata Chabela. Que desastre, que miseria… ¡Una pesadilla en vida!

  4. Por que la gente va a Cuba?

  5. Chila Monteagudo

    Chabela tiene mucho material para describir en un buen libro los desastres de un pais que en cincuenta anos paso a ser uno de los mas adelantados de America Latina, al mas atrasado. Que tristeza..

  6. Olga Xiomara Perez Beruff

    Ya la Cuba que nosotros vivimos no existe. Es en verdad muy triste

Favor de no agregar videos ni artículos completos de sus páginas, gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s