Archivo de la etiqueta: Indigenas

Arte Churrigueresco en México

ORIGEN DEL CHURRIGUERESCO

El término churrigueresco proviene del apellido Churriguera. Los Churriguera fueron una familia de arquitectos barrocos cuya obra se caracterizó porque presentó una recargada decoración. Por extensión, el término se ha utilizado para denominar el barroco español del primer tercio del siglo XVIII. Se entendían por churriguerescas todas aquellas arquitecturas que poseían un marcado movimiento y una abigarrada ornamentación, sobre todo en la retablística.

3660343227_57c1e7e01e
La influencia españolaEspaña por su estupenda situación geográfica, atesoró las grandes influencias artísticas de muchas civilizaciones importantes. Del mismo modo se produjo dentro de su territorio un estilo nuevo y propio: el Barroco, pero seria en esta misma etapa cuando el Churrigueresco diera sus inicios.En cierta forma el churrigueresco es una continuación del barroco.
El churrigueresco fue introducido a Nueva España por el arquitecto y escultor sevillano Jerónimo de Balbás.

Se diferencia del barroco por utilizar a manera de soporte (en lugar de columnas o pilastras) el estípite, es decir, un pedestal en forma de pirámide invertida que se prolonga en sentido vertical usando cubos y un sinfín de elementos, todos ellos producto de una gran inventiva del artista de estas latitudes. A veces fue tratado de una manera muy geométrica y otras lo perdemos entre la gran cantidad de adornos vegetales. Se utilizó tanto en retablos como en fachadas.

Relatos históricos narran que nuestros  indígenas asumieron con actitud optimista la encomienda de tallar la piedra y la madera para edificar un anhelado sueño «El templo Barroco mexicano».

En los inicios de la conquista española se destruyó, entre otras cosas, con asombro y temor toda evidencia de carácter religioso que tuviera relación con los vencidos. El despojo y la acción de tales acontecimientos produjeron, en los indígenas sobrevivientes, un vacío espiritual, un suelo desértico, en pocas palabras la vacuidad.

imagesk
Con el tiempo los vestigios artísticos como la arquitectura, escultura y pintura así como las manifestaciones rituales devotas mesoamericanas, fueron sustituidos por la religión católica, por las edificaciones fortificadas, es decir los conventos, así como una gran gama iconográfica escultórica y pictórica que devenían fielmente con el catolicismo. Aunque incomprendidos al principio, por los indígenas, los Franciscanos, Dominicos y Agustinos se dieron a la tarea de implantar la nueva redención.

Las capillas abiertas fue uno de los principales frutos arquitectónicos, únicos y trascendentes en el nuevo continente, que ayudaron a acentuar los primeros actos espirituales en donde el indígena empezaba a estar presente. Un espacio delimitado con cuatro paredes y libre de techumbre fue el medio para desarrollar el culto al aire libre.

El miedo del indígena hacia lo desconocido se iba perdiendo poco a poco; se encontraban ansiosos y necesitaban poner toda la devoción, esperanzas, sueños y fe en algo, ese algo fue lo permitido, lo que se presentaba como la nueva y única alternativa.
El siguiente paso fue adentrar a los indígenas a desenvolver el rito dentro de espacios cerrados.

Es entonces cuando se empiezan a edificar los nuevos templos. La necesidad de la fe es tanta que el mismo indígena empieza a ser instruido para levantar templos requeridos en devoción a su fe. Aprende a construir, esculpir, pintar y recitar las plegarias formales y literales del viejo mundo. El sincretismo respondió de increíble manera. El nuevo arte aportaba señales de autenticidad con la arquitectura barroca
Tratar al barroco mexicano es sin duda alguna aludir específicamente al estilo churrigueresco o barroco churrigueresco.

Diseño e Innovación

México desconocido

Historia del rebozo Mexicano

Historia del rebozo Mexicano

Dolores-del-Río-Rebozo

En 1572, en su obra historia de las indias, el fraile dominico Diego Durán ya hace mención del rebozo, prenda mestiza por excelencia, que nació de la necesidad que tenían las mujeres mestizas de cubrirse para entrar a los templos. Inspirándose en las tocas que los frailes impusieron a las mujeres indígenas con tal motivo, así como en los mantos que las españolas, los tejedores aprovecharon el telar prehispánico para tejer rebozos de algodón y más tarde de seda y de lana.

Rebozo-3Las indígenas acostumbraban a hilar con uso o malacate las fibras que empleaban para tejer. Del mismo modo, trabajaban la seda y la lana sin abandonar el ixtle ni el algodón blanco ni el de color coyuebe, de origen prehispánico.

El uso del rebozo se hizo pronto muy popular. Lo hicieron suyo primero mestizas y, poco antes de terminar el siglo XVI, negras, mulatas e indígenas.

En castellano el nombre del rebozo parece sugerir el acto de cubrirse, de arrebujarse o envolverse con alguna ropa, de embozarse, lo que literalmente quiere decir “cubrirse el rostro por la parte inferior, hasta la nariz o los ojos, con la capa u otra prenda de vestir”.

151423_52e917d03806a_r_1391007698771_00454300_principal

Los indígenas lo llamaban ciua nequeatlapacholoni, que quiere decir “como toca de mujer o cosa semejante” según el Vocabulario de Molina, de 1555. Entre los otomíes, chal o rebozo se dice mini-mahue. Los de Huayapan. Morelos lo llaman cenzotl, palabra náhualt derivada quizá de centzontilmantli o “manta de mil colores”, según el diccionario de Cesar Macazaga.

16102012rebozos-mexicanos

No se sabe exactamente cuándo comenzó a tejerse el rebozo en Santa María del Río, Este pueblo potosino, que se haría celebre por la elaboración de rebozos de seda tan finos que pasaban por un anillo, fue fundado por guachichiles y otomíes. Estos últimos fueron reconocidos como esplendidos tejedores. Sahagún comentó: “Los hombres traían mantas y sus maxtles y andaban calzados … las mantas que traían eran buenas y galanas; ni más ni menos, las mujeres traen muy buena ropa. Y de las mujeres había muchas que sabían hacer muy buenas labores en las mantas y tejían muy curiosamente.

MGuatyMarrero para Cjaronu