Archivo de la etiqueta: Curiosidades históricas.

«Más se perdió en Cuba»

1439562421_721367_1439562611_noticia_normal

Para entender el poema.

En España, a la gente pesarosa, que se suele agobiar por todo, se le suele decir “más se perdió en Cuba” para hacerle ver que sus problemas quizá no sean tan graves como los están haciendo parecer.

El origen de esta frase esconde como no podría ser de otro modo, uno de los episodios de la historia de España, y quizá el más triste de aquellos últimos años de el Imperio Español de ultramar que vio extinguir sus últimas cenizas en las costas de Cuba y posteriormente en Marruecos

Cuba dentro de un piano

[Poema – Texto completo.]

Rafael Alberti


Cuando mi madre llevaba un sorbete de fresa por sombrero

y el humo de los barcos aun era humo de habanero.

Mulata vuelta bajera.

Cádiz se adormecía entre fandangos y habaneras

y un lorito al piano quería hacer de tenor.

Dime dónde está la flor que el hombre tanto venera.

Mi tío Antonio volvía con su aire de insurrecto.

La Cabaña y el Príncipe sonaban por los patios del Puerto.

(Ya no brilla la Perla azul del mar de las Antillas.

Ya se apagó, se nos ha muerto).

Me encontré con la bella Trinidad.

Cuba se había perdido y ahora era verdad.

Era verdad, no era mentira.

Un cañonero huido llegó cantándolo en guajiras.

La Habana ya se perdió. Tuvo la culpa el

dinero…

Calló, cayó el cañonero.

Pero después, pero ¡ah! después…

fue cuando al SÍ lo hicieron YES.

Rafael Alberti

España: 1902-1999

Comer jabón para bajar de peso

jabon
Las dietas milagrosas han existido durante todas la épocas. La capacidad de quitar la grasa del jabón, unido a la ignorancia sobre las causas de la obesidad, dio pie a la aparición de «milagrosos» productos a principios del siglo XIX. 
 
Concretamente en 1903, uniendo el comprobado poder desengrasante del jabón y el desconocimiento, se creó en EEUU el producto «Le Parle», que «reducía la grasa sin necesidad de dietas ni gimnasia».
 
La dieta era muy sencilla: ingerir jabón tres veces por semana. Hecho que hoy en día es muy probable que no se relacionase con la palabra «Safely» (sin riesgo), que utiliza la publicidad de «Le Parle» para seducirnos con los beneficios que obtendremos.  
 
Un producto de lo más peculiar al módico precio de 1 dólar. 
MGUATYMARRERO

El horrible funeral de Quintín Bandera

 

Un carretón de cargar carbón lleva el cadáver de Quintín Bandera custodiado por un desordenado e irrespetuoso pelotón de la guardia rural.  (Foto Juan Steegers)

Un carretón de cargar carbón lleva el cadáver de Quintín Bandera custodiado por un desordenado e irrespetuoso pelotón de la guardia rural.
(Foto Juan Steegers)

Quintín Bandera, General del Ejercito Libertador, jefe de la infantería de Cambute bajo Antonio Maceo. Héroe de mil batallas, prisionero en las mazmorras españolas por seis años. En reconocimiento a su larga lucha por la libertad de Cuba, en la República se le dio un empleo de basurero y más tarde de cartero. Pasó hambre y vicisitudes con la dignidad que siempre lo caracterizó Terminó su vida siendo asesinado a mansalva por el capitán Ignacio Delgado de la Guardia Rural. / Datos aportados por Luciano Garibaldi/

El cadáver del General de División Quintín Bandera fue sacado al atardecer del Necrocomio Municipal dentro de una tosca caja de madera y llevado al Cementerio de Colón en un carromato de cargar y vender carbón. No lo cubría  la Bandera Cubana, ni llevaba la escolta que le correspondía a su rango militar y a su larga y valerosa historia militar y patriótica. Solo su

Un carretón de cargar carbón lleva el cadáver de Quintín Bandera custodiado por un desordenado e irrespetuoso pelotón de la guardia rural. Su joven viuda Virginia Zuaznábar y una fiel amiga lloraban y acompañaban aquellos restos hasta la sepultura.

General de División Quintín Bandera  y Betancourt.

General de División Quintín Bandera
y Betancourt.

La inaudita caravana mortuoria era custodiada por un desordenado e  irrespetuoso pelotón montado de la Guardia Rural. Fue enterrado sin honores militares ni ofrendas oficiales, en un apartado campo destinado a los pobres. Después que la soldadesca abandonó el lugar, el capellán del cementerio plantó una modesta cruz y para evitar alguna profanación escribió: E.P.D./Aquí yace Felipe Augusto Caballero / fallecido el 23 de agosto de 1906. Un sencillo ramo de flores dejó la viuda sobre su tumba. ¿Quién era y qué hizo este valeroso militar para merecer esos “horrores” póstumos?

Jorge Oller Oller

MGuatyMarrero para Cjaronu

El Capitolio Nacional

 

EMILIO J. LEZCANO El Nuevo Herald

Son muy pocos los que saben que en los terrenos que hoy ocupa el Capitolio Nacional o Capitolio de La Habana, existió una ciénaga, dragada y convertida a mediados del siglo pasado, en el primer jardín botánico que tuvo la capital cubana y más tarde, el sitio de la Estación de Ferrocarriles de Villanueva. Finalmente, el 1ro. de abril de 1926, comenzó la construcción del monumental edificio.
El Capitolio, el coloso de La Habana, es un relevante edificio construido en el año 1929 por un equipo de ingenieros y arquitectos encabezados por Raúl Otero y Eugenio Raynieri Piedra, también arquitectos, con la finalidad de albergar y ser la sede de las dos Cámaras del cuerpo legislativo de la República de Cuba.

3784537

 

El majestuoso edificio, situado en el centro de la capital del país, entre las calles Prado, San José, Industria y Dragones, fue inaugurado el jueves 20 de mayo de 1929, en horas de la tarde, con la presencia del presidente de la república y el cuerpo diplomático acreditado en la isla. La firma constructora norteamericana, Púrdy Hénderson, contando con una fuerza laboral de 400 obreros y turnos variados durante 24 horas al día, necesitó tres años y dos meses, para levantar el impresionante edificio. Su costo total fue de 17 millones de pesos, un equivalente a la misma cantidad de dólares.

capital-3-big

 

La cúpula de este monumental edificio es la quinta en el mundo de estilo renacentista que, por sus proporciones y siluetas, se asemeja a la Basílica de San Pedro, en Roma. Otro atractivo detalle es el pórtico central, soportado por 17 columnas jónicas de granito. En él se destacan, además, las tres grandes puertas de bronce que dan acceso a la planta principal y está considerado como el tercero en importancia por su construcción monolítica y constituye el único de su tipo.
La estatua de la República de Cuba, inspirada en una modelo habanera, surgió de las manos del escultor italiano Angelo Zanelli, quien también la utilizó para esculpir las metopas del pórtico central.
La majestuosa escultura de bronce laminado en oro de 22 kilates, mide alrededor de 17 metros, incluyendo su base de mármol ónix antiguo egipcio. Solamente el Buda de Oro de Nava, en Japón, y el Memorial Lincoln, en Washington, superan la altura de esta colosal estatua.

cubaout.wordpress.com-

cubaout.wordpress.com-


El famoso diamante de 25 kilates y valorado en 25,000 pesos de la época y equivalentes a dólares, fue incrustado en el piso de granito del famoso Salón de los Pasos Perdidos, en el mismo centro de la cúpula y a los pies de la Estatua de la República. Según algunos historiadores, el diamante en cuestión, perteneció al último zar de Rusia, Nicolás II.
La preciosa piedra marca el punto exacto del kilómetro cero de las carreteras del país.
A pesar de estar protegido por un sólido cristal tallado y considerado por los expertos como irrompible, el diamante fue robado el 25 de marzo de 1946. Afortunadamente fue recuperado el 2 de junio del año siguiente y, según rumores de pasillo –en los alrededores de «Los Pasos Perdidos»– dicen que apareció encima de la mesa del presidente de la república, Ramón Grau San Martín.

EMILIO J. LEZCANO El NuevoHerald

MGuatyMarrero para Cjaronu

El Andarín Carvajal

elandarin

©MGuatyMarrero

Un personaje habanero muy popular en el siglo pasado fue sin duda alguna, «El Andarín Carvajal«, quién durante más de medio siglo recorrió calles y pueblos en carreras de hasta 14 horas de duración.
El mote de Andarín se lo ganó a pulso ya que se pasó la vida correteando, de niño alrededor de su casa, y de mayorcito se convirtió en corredor profesional. Nada, que al hombre le encantaba correr.
elandarin1
Nació nuestro personaje, el 18 de marzo de 1875 en La Habana y recorrió durante su vida casi toda Europa en competencias internacionales, ganando un total de 49 medallas.
En 1905 obtuvo el segundo lugar en una famosa carrera en Estados Unidos.
elandarin2
Al siguiente año se celebraban en Atenas unos juegos olímpicos, y en la isla se realizaron campañas para que participaran el corredor Carvajal, y el esgrimista Ramón Fonst. Por falta de recursos el gobierno no mandó a ningún cubano a participar. El Andarín no se dio por vencido y recorrió La Habana recaudando los fondos para pagarse el pasaje a la capital griega. Sin embargo a pesar de todos sus esfuerzos llegó un día tarde a los juegos, y Cuba se quedo sin representación.
Estadio del Cerro

Estadio del Cerro

En enero de 1949  fue su última presentación – show, en el gran estadio del Cerro. Después de acompañar (a pesar de una hernia), al argentino Guerrero en un circuito alrededor de la capital cubana, al llegar al estadio continuó corriendo dándole varias vueltas. El público presente poniéndose de pie, lo ovacionó por varios minutos.
El día 21 de ese propio mes moriría víctima de un infarto al corazón despues de una bronca que tuvo con un haitiano dueño de una vaca, al que correteó machete en mano por varias cuadras. La susodicha vaca, había cometido el error de entrar en la pequeña huerta que el Andarín mantenía para sobrevivir junto a su casucha, en el barrio marginal de Llega y Pon en La Lisa.
No se sabe si el infarto que tuvo el Andarín, fue debido a:

1- La exhaustiva carrera que pegó detrás del haitiano.

2- El berrinche que cogió con el haitiano y la vaca de éste.

3- Las dos cosas.

 ©MguatyMarrero para Cjaronu
Cancun, Mexico-2007

Mambrú se fue a la guerra……..

dc52d5c5f54b7db2dfd2aae465dc6ccd_XL

¿También deben haber escuchado la melodía en sus cabeza mientras leían la letra? Seguramente sí. Pero, ¿quién era Mambrú? ¿Y por qué se fue a la guerra? Para descubrirlo vamos a viajar al año 1709, a la batalla de Malplaquet.

Mambrú se fue a la guerra, qué dolor, qué dolor, qué pena. Mambrú se fue a la guerra, no sé cuándo vendrá. (Canción popular)

Esta batalla, parte de la campaña francesa de la Guerra de Sucesión española, supuso la derrota del ejército francés (partidario de Felipe de Anjou, futuro Felipe V de España) frente a la alianza de Inglaterra y el Sacro Imperio Romano Germánico (partidarios del archiduque Carlos, proclamado como Carlos III).

A pesar de esta derrota, los franceses creyeron muerto en la batalla al comandante enemigo, John Churchill, duque de Marlborough. La canción francesa Marlbrough s’en va-t-en guerre nació como una burla a este personaje, aunque la melodía puede ser aún anterior (de origen árabe en tiempos de las Cruzadas, según Chateaubriand). John Churchill había desarrollado una campaña muy exitosa en los Países Bajos españoles, pero no logró ganar la guerra en España y fue acusado de prolongar la contienda innecesariamente para incrementar su fortuna personal.

ASOCIACION MADRILEÑA DE SIMULACION

ASOCIACION MADRILEÑA DE SIMULACION

La canción se hizo popular en Versalles, al parecer cantada por la propia María Antonieta tras escucharla a una de sus sirvientas. Llegó a España gracias al contacto entre los Borbones españoles y los franceses y pronto se extendió a todas las clases sociales hasta convertrse en un acompañamiento para el juego infantil de rayuela. Como el nombre del duque era muy enrevesado tanto en inglés como en francés, se cambió por algo más simple: Mambrú.

Pero no se quedó aquí: este exitazo del siglo XVIII (y posteriores) pasó a América gracias al comercio español y tuvo además su versión inglesa, que dio origen a la canción For he is a jolly good fellow, es decir, la segunda canción de cumpleaños más conocida del mundo: Porque es un muchacho excelente.

A partir de los años 80 del siglo XVIII Mambrú se convirtió en todo un fenómeno de masas y no sólo como parte del repertorio musical popular: fue usada por compositores como Carl Stamitz (sonata en re) y especialmente Beethoven, que la utilizaría en La victoria de Wellington (op. 91), la primera obra compuesta para el panarmónico, un solo instrumento que imitaba a toda una orquesta. Bizet, Delibes, Jonas y Legouix escribieron a ocho manos una opereta con este título y se escribieron diversas variaciones sobre el tema, como las de Joseph Schmitt (para trío de cuerdas) o las de Fernando Sor (para guitarra). Encontramos referencias a Mambrú, ya como canción o como personaje, también en la literatura: en Crimen y castigo, de Dostoyevsky, en Guerra y paz, de Tolstoi, en Cien años de soledad de García Márquez y en el poema La vuelta de Mambrú, de Benedetti, entre otros.

Javier Pavía Fernández
Biblioteca Nacional de España

El correo de Cuba

Enviado por María Teresa Villaverde Trujillo

Publicada por MGuatyMarrero para Cjaronu