Archivo de la etiqueta: Articulo

La memoria, tú mejor historia

untitleddsrEl más glorioso libro de historia indubitablemente es la memoria personal

Daniel Shoer-Roth- ElNuevoHerald

Se trata de un tesoro con frutos balsámicos de vida: gozos y angustias; risas y sollozos; esperanzas y abatimientos. Desconsuelo, enfermedad y luto; aventura, celebración y viaje; aprendizaje y enseñanza. Es la historia oral que recibimos y la transmitida por nosotros. Son las costumbres de nuestros antepasados y las recientes adoptadas. Son los sueños no plasmados y los hechos inesperados.

Existe, sin embargo, una tendencia a olvidar. Y, especialmente, una presión externa a olvidar aquello que fue malo, aquello que fracasó, aquello que mucho dolió. Lo pintan como una práctica saludable. ¿Lo es?

Por doquier en Miami aflora esta disyuntiva del alma, justo por esta fecha del Día de la Recordación, cuando los asados en los parques y los festivales callejeros sustituyen las visitas solemnes a las sepulturas de los caídos hijos de la nación.

Pronto, zarparán los ferris por las turquesas aguas de un vasto cementerio hacia “la tierra más fermosa que ojos humanos han visto”, según dio testimonio el propio Cristóbal Colón. Al sonido del prolongado pitazo de salida en los muelles, estallarán las vívidas emociones de cubanoamericanos ávidos de acercarse a sus raíces; de conquistar retazos de su historia ancestral; de escuchar el retumbante eco de la juventud de padres y abuelos filtrado entre las agrietadas callejuelas y concurridas plazas. ¡Por allí gatearon! ¡Por allá maduraron! ¡En ese pasillo de luz tenue se besaron! ¡Detrás de aquella palma real elevaron al cielo una sagrada oración! ¡Bajo ese techo soplaron las velitas del pastel, horneado al calor del amor maternal!

Otros no subirán las escalerillas. Son cubanos que perdieron los olores de sus pueblos, los sabores de sus vecindarios y los colores de sus campiñas. Son las niñas arrancadas del arrullo de sus muñecas; los niños que dejaron de jugar con sus amiguitos. Son los que huyeron de la impotencia y el desaliento con temblorosos brazos. Son aquellos a quienes súbitamente truncaron las alas del pensamiento. Enmudecieron los campanarios de sus iglesias, confiscaron sus negocios, helaron la llama de su creatividad. Pasaron por lóbregas y mugrientas celdas, y en sus oídos quedó anclado el grito de “¡Viva Cuba Libre! ¡Viva Cristo Rey!” en el paredón.

Como las olas bravas y tempestades duras, dos realidades chocan frontalmente en un gran teatro de ilusión. La coexistencia de dos identidades presentan paradojas vivas en el seno de numerosas familias. Ese universo dualista yace en una atmósfera profundamente humana. ¿Y todo esto por una falsa y cruel ideología?

No es un asunto del todo generacional, sino cultural y de crianza. Pero, ciertamente, es más fácil para quienes no han sufrido en carne propia la herida –que para muchos aún supura– predicar aquello de “borrón y cuenta nueva”, creyendo en un idílico destino de paz ciudadana y prosperidad prometido con timbre de falsete. Ese retorno a una época esfumada es irreal, mas a nadie se le puede privar sus añoranzas, al menos en tierras de libertad.

El peligro de este proceso es la pérdida de la autenticidad de la historia –y de nuestros valores–. Mientras las viejas generaciones de exiliados cubanos se anidan en los álbumes de fotos, en los archivos de las bibliotecas, en las sublimes plegarias nocturnas y en las narraciones en inglés de sus descendientes, un andamiaje propagandístico usurpa con celeridad sus voces y sus testimonios.

Sucede en todo lugar, en todos los tiempos y en distintas magnitudes. Este año, se cumplió un siglo de impunidad del genocidio armenio perpetrado por los turcos. Las atrocidades, las violaciones, las ejecuciones, el zarpazo del terror, todo ese tenebroso capítulo de la humanidad ha sido ignorado e incluso negado por los verdugos y sus aliados. Más cerca de nuestra frontera, en El Salvador, ¿cuántos individuos han sido sentenciados por ordenar crímenes de lesa humanidad durante el conflicto armado de los años ochenta? Cero. Miles de familiares de víctimas de las masacres reclaman justicia, sin embargo, los gobiernos y el sistema de (in)justicia se han negado a saldar deudas del Estado.

Nunca debemos cerrar las puertas del pasado ni olvidar los horrores. Tampoco la valentía y la fe inquebrantable de gente como mis abuelos, sobrevivientes del Holocausto nazi. Ni los milagros revelados en las fugas de los infiernos. Ni la transparente bondad de personas como el arzobispo de San Salvador Óscar Arnulfo Romero, asesinado por el odio en 1980, para silenciar su conciencia, y ayer beatificado como mártir.

Los inmigrantes, los expatriados, los escapados, los refugiados, los huérfanos de patria, algunas veces volvemos al lugar que conocimos. Otros retornamos a un lugar que nunca hemos visto. Y muchos otros morimos sin jamás haber regresado, por prohibición, por peligro o por dignidad. Es una decisión de índole personal.

Lo innegable, sí, es la urgencia a echar a volar las campanadas de la memoria histórica. A los opresores no se les perdona, porque sería extender una invitación a otros desalmados a seguir sus pasos, dejando una estela de sangre y sufrimiento. Pero no podemos lamentarnos por la adversidad del pasado, porque nos nutrió de vigor y ánimo de superación. La recordamos hoy y siempre.

Enviado por Delia Valdivia

Hay células tuyas en el cerebro de tu madre

 El cerebro de una madre contiene células de sus hijos varones.

Antonio Martínez Ron- Ciencia Curiosa

Se trata de un fenómeno conocido desde hace tiempo en ciencia y bautizado como Microquimerismo, que consiste básicamente en la existencia dentro de nuestro organismo de células de otros individuos con una carga genética diferente.

La primera vez que se documentó este hecho fue al descubrir que en la sangre de las mujeres que acababan de dar a luz había células que contenían el cromosoma ‘Y’ en su núcleo. Dado que este cromosoma es propio de los varones, parecía obvio que estas células no eran de la propia mujer sino que debían tener otra procedencia. Se descubrió entonces que algunas de las células de los hijos varones pasan a la madre durante la gestación a través de la placenta y que incluso se producen este tipo de intercambios entre hermanos gemelos.

De alguna manera, durante el periodo de gestación, algunas células del hijo pasan a la madre y viceversa a través de la placenta y durante el resto de su vida tu madre lleva células tuyas en su interior, como parte de sí misma.

La idea de que algo tan individual como nuestro cerebro contenga parte de otras personas es emocionante y una vía de investigación muy prometedora. En el caso de los descubridores de estas células, estaban buscando una correlación entre los casos de alzhéimer y la presencia de estas células, y descubrieron que las mujeres que habían desarrollado la enfermedad neurodegenerativa no poseían estas células ‘intrusas’ en su cerebro. Otros investigadores están buscando la posible relación de estas células con las enfermedades autoinmunes por si tuvieran algún papel en la reacción de nuestras defensas contra un elemento extraño, pero de momento no hay nada concluyente.

Así que ya sabes, la próxima vez que mires a tu madre, recuerda que hay una parte de ti viviendo en su interior.

NOTA_ ¿Será esta una de las razones de porqué el amor materno es tan grande? MGuatyMarrero para Cjaronu

Y hablando de boicots….

Y hablando de boicots….

elsa2Por Elsa M. Rodríguez

Desde hace algunos días vemos que se hacen huelgas de hambre y se pide que los exiliados cubanos hagamos un boicot al turismo y al comercio con las Bahamas.  Es cierto que por lo que hemos visto en las cárceles de allí están tratando como si fueran animales salvajes a los balseros cubanos que tienen la mala suerte de ir a parar allí en lugar de a las costas de la Florida como es su intención.

Estamos de acuerdo en que se señale esta actitud incorrecta por quienes toman las decisiones en las Bahamas, sin embargo, creemos que hay mucha gente rasgándose las vestiduras y queriéndonos hacer ver lo mucho que les preocupa la situación de los balseros presos en Bahamas.

Si verdaderamente es conveniente hacer un boicot a ese país, entonces deberían mirarse el ombligo ya que donde debían comenzar el boicot es en el salón de su casa, porque si nos piden que no viajemos o negociemos con Bahamas por esta razón, lo más lógico es que se le exija a los cubanos que viven en el exilio gracias a la Ley de Ajuste Cubano, que no viajen más haciendo turismo «familiar» a Cuba y que dejen de comerciar con ellos por debajo de la mesa, ya que en Cuba tratan peor a todos los presos cubanos, los que están en la inmensa cárcel que es la isla.

Si queremos ser justos, primero veamos la viga en nuestro ojo, antes de señalar la paja en el ojo ajeno.

Elsa M. Rodríguez

Publicado por M. Guaty Marrero para Cjaronu

Message to teenagers

 This message appeared on page two of Pierce County Tribune’s Dec. 17, 1959 issue. It was quietly nestled between the area news and local happenings. No reason was given. I suspect the editor just thought it was a good message.

The piece was written by Judge Philip B. Gilliam of Denver, Co. A little research on Judge Gilliam found him to be a highly respected judge in the Denver Juvenile Court and Juvenile Hall from 1940 until his death in 1975. During his time on the bench, he spent his time protecting children and ensuring their proper treatment in the court system. – See more at:

The Piercecountytribune

The gist of his answer? Get out there and do something:

397697_477041405666252_117366609_n

The end or the message that does not appeared in the box:

You’re supposed to be mature enough to accept some of the responsibility your parents have carried for years.

They have nursed, protected, helped, appealed, begged, excused, tolerated and denied themselves needed comforts so that you could have every benefit. This they have done gladly, for you are their dearest treasure.

But now, you have no right to expect them to bow to every whim and fancy just because selfish ego instead of common sense dominates your personality, thinking and request.

In Heaven’s name, grow up and go home!

Published by M.Guaty Marrero for Cjaronu

Si, Lloro por ti Argentina

Durísimo artículo de Mario Vargas Llosa.

 La Nueva Nación  

Si, Lloro por ti Argentina

mvargas

Mario Vargas Llosa

Argentina, un país que era democrático cuando tres cuartas partes de Europa no lo eran, un país que era uno de los más prósperos de la Tierra cuando América Latina era un continente de hambrientos, de atrasados.

El primer país del mundo que acabó con el analfabetismo no fue Estados Unidos, no fue Francia, fue la Argentina con un sistema educativo que era un ejemplo para todo el mundo. Ese país que era un país de vanguardia ¿Como puede ser que sea el país empobrecido, caótico, subdesarrollado que es hoy? ¿Qué pasó? ¿Alguien lo invadió? ¿Estuvieron enfrascados en alguna guerra terrible?

No, los argentinos se hicieron eso ellos mismos. Los argentinos eligieron a lo largo de medio siglo las peores opciones.

¿Cómo se entiende eso? Un país con gentes cultas, absolutamente privilegiado, una minoría de habitantes en un enorme territorio que concentra todos los recursos naturales. ¿Por qué no son el primer país de la Tierra? ¿Por qué no tienen el mismo nivel de vida que Suecia, que Suiza que Chile?

Porque los argentinos no han querido. Han querido en cambio ser pobres. Seguir a caudillos de pacotilla, salvadores de porquería, locos, desquiciados por su mismo odio a todo lo que sea diferente a su locura. Han querido vivir bajo dictaduras, han querido vivir dentro del mercantilismo más espantoso. Hay en esto una responsabilidad del pueblo argentino.

Para mí es espantoso lo que ha ocurrido en Argentina. La primera vez que fui allí quedé maravillado. Un país de clases medias, donde no había pobres en el sentido latinoamericano de la pobreza. ¿Cómo pudo llegar a la presidencia una pareja tan diabólica, manipuladora, populistas en grado extremo, corruptos de calle como los Kirchner gobernando ese país?. Al menos ya uno no está!.

Esperemos que la que queda no pueda seguir hundiendo a ese otrora gran país argentino!

Sin embargo, a juzgar por sus diabólicas relaciones estrechísimas con el desquiciado, paria, bestia troglodita, de la extinta y queridísima República de Venezuela, todo parece indicar que ahora Cristinita se apegará aún más a ese escoria, aprendiz de dictadorzuelo, quien ya bastante le ha financiado su mandato a costa del noble pero incomprensiblemente inerte pueblo Venezolano.¡Qué

degradación política, qué degradación intelectual! Argentina y Venezuela, dos países extraordinarios vueltos pedazos por una sarta de demoníacos desquiciados!!! Por eso me pregunto ¿Cómo es eso posible?

Mario Vargas Llosa

Madrid, España

Cortesía de Gladys Gutiérrez

Publicado por M. Guaty Marrero para Cjaronu

El gobierno de Venezuela no espera a conteo y declarará ganador a Maduro esta tarde.

Será declarado ganador de las elecciones en un acto convocado esta tarde. El opositor no reconocerá el resultado de los comicios «hasta que no se cuente cada voto»

ABC.es

El Gobierno venezolano ha convocado para este lunes un acto a las 14 horas (20:30, hora peninsular española) en Caracas para proclamar al candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en las elecciones presidenciales del domingo, Nicolás Maduro, como vencedor de los comicios.

Con el 99,1 por ciento de los votos escrutados, a falta de que se conozca el voto de los venezolanos en el extranjero, Maduro ha obtenido el 50,67 por ciento de los votos (7.505.338 votos), frente al 49,07 por ciento (7.270.403) del principal aspirante opositor, Henrique Capriles Radonski, por lo que a ambos les separan tan solo 234.935 votos.

Capriles ha asegurado que no reconocerá el resultado de estos comicios «hasta que se cuente cada voto», por lo que ha pedido una auditoría de todos los colegios electorales. Maduro no se ha negado a este estudio, aunque ha advertido de que las instituciones no se paralizarán y que si el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha dictaminado su victoria, se continuará con todas las ceremonias.

Seguir leyendo

Publicado por M. Guaty Marrero para Cjaronu