Archivo de la categoría: Origenes de frases, palabras y refranes.

Origen de los refranes y dichos

«Estar en Babia»
images
Se dice que está en Babia aquel que se encuentra distraído, embobado en sus pensamientos y ajeno a lo que se dice o trata en su derredor y también del que se halla en un estado de suspensión psicológica en el que todo lo ajeno le resulta muy ajeno.
Babia es una región de León. En plena Edad Media era una región frondosa rebosante de bestias salvajes. Dícese que un rey castellano-leonés era gran aficionado a pasar largas temporadas en esos lares, dedicándose a su pasión favorita, la caza.
Consecuencia de ello era que, forzosamente, tenía poco tiempo para dedicarse a los asuntos de gobierno. Por ello, cuando alguien iba a la corte o preguntraba por Su Majestad para consultarle algo, los cortesanos se veían obligados a responder una y otra vez que el rey estaba en Babia… de estar tanto tiempo allí, se quedó la expresión ‘estar en babia’ cuando alguien está a lo que no debería estar.
MGuatyMarreropara Cjaronu

Campaña para una mejor ortografía

welele.es - 595 × 405

welele.es – 595 × 405

944795_10151362306012133_9439810_nNota1

Nota-Esto no es un chiste es la realidad que se vive a diario en las redes sociales y en comentarios en webs y blogs. A Dios gracias nuestros comentaristas tienen  buena ortografía.

MGuatyMarrero para Cjaronu

Palabras del folclore cubano

¿POR QUé LOS CUBANOS LES LLAMAMOS A LOS CAMPESINOS ‘GUAJIROS’?

buscounamor.com

buscounamor.com

Se dice que  la etimología de la palabra guajiro viene de:

Cuando las tropas americanas desembarcaron en Cuba, llamaban a los combatientes cubanos «War Heroes», para el oído de los campesinos y otros cubanos al comando de las tropas sonaba Guajiro. Y por esta razón es que el único campesino en toda nuestra América que es referido cómo ‘guajiro’ es el cubano.

Es totalmente improbable esta versión del origen de la palabra «guajiro» para definir a nuestro campesino, porque desde mucho antes era utilizada en nuestro territorio. El sustantivo ha quedado inmortalizado en la obra del poeta Juan Cristóbal Nápoles Fajardo «El Cucalambé«, que nació el 1ro. de julio de 1829 en Victoria de las Tunas y desapareció misteriosamente a los 32 años. Vemos que ya aparece como tal en Rumores del Hórmigo su único libro publicado en 1856 en la décima «El amante rendido» que dice:

Por la orilla floreciente
que baña el río de Yara
donde dulce, fresca y clara / se desliza la corriente,
donde brilla el sol ardiente
de nuestra abrasada zona
y un cielo hermoso corona
la selva, el monte y el prado,
iba un guajiro montado
sobre una yegua trotona.

Ya desde 1840 nuestra Mercedes Santa Cruz Condesa de Merlín en sus famosas Cartas desde La Habana, precisamente en la número XIX, cuando le escribe a la señora Sofía Gay le hace una detallada descripción de los «guajiros». » ¿no se sentiría usted feliz de poder conversar con un guajiro, producto singular de España y de la vida en el campo?. «

Y después le aclara:

«Los guajiros y montoneros no se parecen en nada a los campesinos de ninguna parte.»

LA HORA DE LOS MAMEYES

estepais.com

estepais.com

En el léxico cubano hay una frase que muchos usamos sin conocer su significado: ‘LA HORA DE LOS MAMEYES’.

Esta frase, según me cuentan, se originó hace más de doscientos años durante la toma de La Habana por los ingleses. Durante ese episodio, los habaneros, con esa costumbre tan cubana de ridiculizar a los que no podemos vencer, dieron en llamar ‘mameyes’ a los soldados ingleses por el color del uniforme que vestían: chaqueta roja-mamey y pantalón negro.

Por aquella época La Habana estaba rodeada por una muralla que la protegía de corsarios y piratas. Cada noche a las nueve se disparaba un cañonazo desde la fortaleza del Morro, para avisar a los habaneros que las puertas de la muralla se cerrarían durante la noche. Y como a esa hora los odiosos ‘mameyes’ se hacían más visibles atrullando las calles, los habaneros bautizaron a las nueve de la noche como ‘LA HORA DE LOS MAMEYES’.

 Marrón, café, castaño, sin embargo en Cuba siempre lo hemos llamado carmelita.

¿Sabes por qué? carmelitas

En Cuba se emplea la palabra «carmelita» en alusión al color de la sotana de los monjes de la orden de los «Carmelitas Descalzos», que asistieron como educadores en la colonización española en la isla.

 
Posted by MGuatyMarrero

«Vivir como Carmelina»

 ¿Eres cubano? Pues seguramente has usado la frase: “Vivir como Carmelina”, ¿y no sabes por qué?.Se cree que Carmelita era la nieta consentida de José Arechabala Aldama un vasco aplatanado en Cuba y propietario de un poderoso emporio industrial incluido el ron Havana Club fundado en 1935, una de las fortunas mayores de la isla. Nació Carmelina en la ciudad matancera de Cárdenas,

El refrán conocido en toda Cuba, está relacionado con la vida que se daba Carmelina de fiesta en fiesta, de viaje en viaje, y vistiendo fastuosamente de los mejores modistos de la época gracias al próspero negocio de su abuelo dedicado desde 1878 a la producción de aguardiente y ron.

La consentida Carmelina y  la familia en general, disfrutaban de las comodidades y lujos que les brindaba las fortuna del abuelo, los cardenenses, comentaban que la muchacha era algo así como una princesa envuelta en trajes de seda, contando con dos señoriales casas una en la ciudad y la solariega en las afueras de la misma.

Ella era el símbolo de la abundancia y su forma de vida, el sueño del ciudadano común de las décadas del 40 y el 50, pero los cardenenses coinciden en presentar a Carmelina como una mujer simpática y mesurada.

Entrevistando en el balneario de Varadero a un sobrino nieto de Javier Marques Arechabala, éste niega que la  frase tenga que ver con su pariente Carmelina, mientras una amiga  confesó de manera categórica a un periodista, que la susodicha era una persona amable, generosa, sencilla,  y muy bonita.

La identidad y origen de la expresión es cuestionable, pero lo cierto es, que la frase: “Vivir como Carmelina”,  forma parte del rico refranero popular cubano,  el cual está ligado a nuestras costumbres, tradiciones y herencia cultural.

De ahora en adelante cuando digas la frase, pensarás en una linda y consentida heredera de Cárdenas que vivió rodeada de lujos y comodidades. ¿Vives tú como Carmelina?

Artículo original: ArrajaTabla   

Cortesía de Luciano Garibaldi

Adaptación del artículo: M. Guaty Marrero para Cjaronu

Orígen del refrán

¡Vete a la porra!

Esta frase proviene del lenguaje militar, ya que concretamente era una orden para castigar las faltas leves de la tropa.

La «porra» era como se conocía al bastón que llevaba el tambor mayor en los antiguos regimientos, y que aún se suele ver en los desfiles de las bandas militares, normalmente acabado en un ostentoso remate.

Cuando la guarnición se hallaba fuera de su cuartel o en un campamento al aire libre, este bastón o «porra» se clavaba en un lugar determinado, y a dicho punto debían acudir los soldados que habían sido arrestados para cumplir su castigo.

De esta forma, cuando un oficial arrestaba a un subordinado, le ordenaba, literalmente y sin ningún tipo de ironía, «!Váyase usted a la porra!», lo que cabe pensar que no haría ninguna gracia al soldado en cuestión.

Curiosidades Históricas.

Publicado por Maggie para Cjaronu Blog

«Me lo contó un pajarito»

En general, las aves siempre han tenido fama de ser portadoras excepcionales de buenas y malas noticias. Tanto en la Biblia cuanto en la literatura clásica abundan ejemplos de esta afirmación que certifican la vigencia del dicho.

Una de las muestras antiquísimas de esa creencia es el difundido arte de predecir el futuro por el vuelo y el canto de los pájaros (augur, augurio…).

Otra, más cercana en el tiempo, está representada por el uso de las palomas mensajeras, que han prestado siempre valiosos servicios a las tareas de información y comunicación.

Todo ello explica la antigüedad de la frase «me lo contó un pajarito», con la que solemos ocultar risueñamente el conocimiento del origen de alguna noticia llegada a nosotros de manera confidencial.

Fuente: Dichos explicados y refranes explicados

Imágen Google

Publicado por Maggie para Cjaronu