Estampas Cubanas de Emilio Cosío.


Introducción: Con un magnifico poder de observación, las Estampas Cubanas retratan el carácter e idiosincrasia del cubano de una manera amena y original. El autor presenta decenas de casos reales, o bien vividos por él, o por personas de su amistad, en las que se plasma el humor irreverente de un pueblo que rechaza la formalidad de los convencionalismos.

De mi buen amigo Emilio Cosío (+), abogado, ensayista, escritor, poeta, con dos libros de sus estampas publicadas. Un  señor con un sentido del humor y talento incalculables y una forma muy cubana de contar sus simpáticas estampas. Gracias Emilio por participar en mi modesto y familiar blog.

Maggie


Cosio

  ~La Noticia ~

Es interesante observar la inclinación nata que tenemos todos por el periodismo. Porque no he conocido a nadie que no se sienta importante dándole una noticia a alguien. Y es que somos noticiosos por naturaleza. Y nos sentimos felices en ser los primeros en darle la noticia a algún amigo. O a cualquier otro. Y lo agarramos personalmente o por teléfono. Pero tiene que ser una primicia. Porque nos causa un “shock” cuando le vamos a dar la noticia a alguien y ya la conocía. Y tiene el mal gusto de decírnoslo. Y tenemos que pensar en quien se nos ocurre que no la sepa todavía. Para darle pronto la noticia. Antes de que se la dé otro. Y poder disfrutar del impacto. Y de cómo lo impresionamos con lo bien enterados que estamos.

Al recibir la noticia debemos hacer como con los cuentos. Que aunque ya nos los sepamos hay que hacer como que es la primera vez que lo oímos. Porque, después de todo, debemos agradecerle el esfuerzo que hizo por mantenernos informados. Lo demás es una pesadez.

Hay cierto paralelo entre el periodista, el noticioso y el chismoso. La urgencia que sienten todos por dar la noticia es la misma pero la motivación varía. El periodista la da por profesión. El noticioso por impresionar. Y el chismoso por satisfacción. Para probar que sabe la vida y milagros de todo el mundo.

Los elementos básicos del chisme son la mala intención y la gentusería. Cuando los chismosos no tienen ningún chisme nuevo que contar, lo inventan. Caiga quien caiga. Como algunos periodistas que son maestros del libelo. El periodista al menos vive de la difusión de la noticia. Los chismosos lo hacen gratis. El periodista siempre afirma que lo que dice es cierto. El chismoso siempre pone el parche diciendo que no le consta. Y que no lo cree. Y dice algo favorable acerca de la víctima. Para parecer imparcial y justo. Después lo fulmina.

Hay quienes experimentan una satisfacción morbosa dando malas noticias. Y mientras más macabras mejor. “Oye, ¿te enteraste de la niñita esa que descuartizaron?”. Y hay que ver como disfrutan la reacción de horror que la noticia causa. No porque sean sádicos. Es que la reacción confirma el éxito de la noticia. A eso sigue la crítica obligada de los males sociales. Y los remedios. Que a veces son más macabros que la noticia… “Si yo pudiera cogería al asesino ese y le aplicaría la ley del Talión… Ojo por ojo y diente por diente.” Sin saber siquiera si el otro tiene dientes. Y cuando el crimen es sexual, entonces lo castran. Cuando nos dan la noticia de un fallecimiento, casi siempre nos dicen: “No lo puedo creer, pero si lo vi ayer y estaba perfectamente bien.” Y no meditan que el único requisito necesario para morirse es estar vivo. Y que lo que sí sería un notición, es que lo vieran y hablaran con él hoy.

Una fuente inagotable de noticias son los periodiquitos escandalosos. Que nos enteran de los pecados de toda la humanidad. Hay noticiosos que se nutren de noticias en los medios que cubren la élite social internacional. Y compran la revista HOLA. Sin perderse un número. Su público es mayoritariamente femenino. Y se conocen la vida y milagros de todo el “jet set” en los detalles más íntimos. Y lo comentan como si fueran sus amigas más cercanas. Yo miraba antes a la corte de Inglaterra y a la familia real inglesa como algo lejano. Pero ya no. Desde que entró Hola en casa ya la Reina me luce más o menos como la vecina de al lado. Y los marqueses, duques y condes me son tan familiares como el jardinero o el plomero. Y eso que yo no leo la revista. Me basta con escuchar a mi señora conversando con las amigas. No hay recién nacido sin padre del que no esté yo enterado. Ni de boda. Ni de tarro. Ni de concubinato. Ni de bañistas en cueros que no me entere. Quiero decir, los de la nobleza. O de los artistas y los toreros. Porque de los otros no hay quienes comenten. Porque son asuntos de plebeyos. O de muertos de hambre. Que no le importan a nadie. Ni son noticia. A menos que los estrangulen.

Cuando la noticia es acerca de Castro los comentarios que genera comprenden toda la gama de los aspectos políticos y sociales. Porque en cada cubano hay un estadista. Un economista. Un sociólogo. O lo que haya que ser. No hay problema. A continuación de la noticia viene el comentario político y por supuesto, la solución. La parrafada comienza con la disertación del estadista. Si el que escucha es otro cubano, hay un conflicto de estadistas. Si no lo es, entonces no hay ningún conflicto. Lo que hay es desesperación. Y aburrimiento. Porque al tipo le importa un pito lo de Fidel. Y lo más probable es que sea de los que creen en los logros de la Revolución. Y simpatizan con él. Pero no se atreven a decirlo a las claras. Porque están conscientes de que pueden estar jugándose la vida con el estadista cubano. Que hace rato dejó la diplomacia y ahora está matando comunistas. Y se van. Pensando que el cubano es un ultra derechista explotador al que seguramente le quitaron en Cuba todo lo que se había robado.

Los que, en materia política, no dan credibilidad a los cubanos no saben lo que se pierden. Porque las noticias de los cubanos son siempre de “buena tinta.” Lo que quiere decir que el cubano en cuestión está en el “inside” de la cosa y conoce todos los detalles secretos del asunto. Porque… “hay una secretaria americana que está casada con un cubano y la secretaria es la que maneja toda la información secreta del Departamento. Y el esposo tiene tremenda influencia y gracias a él es que la política del gobierno americano se ha inclinado a favor de los cubanos del exilio en el caso tal o más cual.” Todo muy secreto y delicado. Y el cubano de la noticia pone una cara circunspecta y responsable y nos dice que esperemos un poco. Que van ocurrir muchas sorpresas. Pero que por discreción no puede decirnos más. Y hace que le prometamos que no vamos a comentar el asunto ni con nuestra madre. Y se lo prometemos. De todas maneras ya la vieja no cree en nadie. Y hace rato que está pagando a plazos su lote en el cementerio. Porque dice que aquí nos podrimos.

Tan pronto nos separamos del cubano de la noticia comenzamos a hacer excepciones con la promesa de silencio que hicimos. Y le damos la noticia a todos los que nos encontramos. También les decimos que lo que les estamos informando lo sabemos de buena tinta. La “buena tinta” es la del tipo que nos dio la noticia. Y les hacemos prometer discreción. Y esperamos confiados a que se materialicen los acontecimientos pronosticados. Y llegan….pero al revés de todo lo que esperábamos. ¡Es que a los americanos no hay quién los entienda! Y no saben ni lo más mínimo de política internacional. Por eso meten la pata constantemente.

Y para nuestros adentros pensamos en lo diferente que serían las cosas si pudiéramos decidirlas nosotros. Y tomándonos un cafecito en la próxima esquina, descargamos nuestras frustraciones… y nos vamos… a comentar el asunto con algún otro. Si los americanos supieran, nos prestarían más atención.

Hace años leí que los servicios de inteligencia de los Estados Unidos recogían las heces fecales de Nikita Khrushchev para analizarlas y saber como andaba la salud de Nikita. Pasaban un trabajo tremendo en la ingrata tarea de interceptar los desagües del hotel para conseguir los especimenes. Los pobres… Sí, porque lo único que tenían que hacer para lograr inclusive mejores resultados era consultarnos.

Porque los cubanos sabemos hasta el detalle más mínimo de la salud de Fidel. Sabemos casi hasta la hora en que se va a morir sin hacer lo que hacen ellos. Salvo el imponderable de que alguien lo mate, desde luego. Y lo sabemos muy fácilmente. Porque cada vez que Fidel se asoma a la televisión hay medio millón, o más, de cubanos examinándolo físicamente a través de la pantalla. Sin contar con que por lo menos 200 médicos cubanos están igualmente diagnosticando el caso. Y no hay forma de equivocarse. Por ejemplo, hemos confirmado que está loco. Que padece de la enfermedad de Parkinson. Que abandona de pronto una conferencia internacional para ir al inodoro. Lo cual confirma que es un viejo cagalitroso. Y muchísimo más. Y toda esta información se la pierden los americanos porque se creen que se las saben todas.

Algunos cubanos afirman que el que aparece en la televisión es un doble. Y dicen que saben de buena tinta que Fidel tiene cinco dobles. Otro cubano confirmó la noticia. De buena tinta. Y es más, dice que lo que en realidad sucede es que los rusos clonaron a Fidel. Y que el parecido tan grande que tienen los clonados con él es que utilizaron una membrana del recto de Fidel para hacer el “cloning.” Y así lograron una reproducción exacta de la cara. Y del resto. Me parece perfectamente plausible y lógica la explicación.

Nada me haría más feliz que ser el primer cubano en enterarme de la muerte de Castro. Y por supuesto, ser el primero en contarlo. El único problema es que para eso tendría que matarlo yo mismo. Y lo contaría otro.

Emilio A. Cosío R.

Libro de Emilio Cosío: Estampas Cubanas.

http://www.amazon.co.uk/Estampas-Cubanas-Emilio-Cosio/dp/0615202713

Publicado por Maggie para Cjaronu

7 Respuestas a “Estampas Cubanas de Emilio Cosío.

  1. luciano garibaldi

    Esto es absolutamente maravilloso. Lo mejor que he leído en mucho tiempo.
    Se los digo de buena tinta.

  2. Lamentable el fallecimiento de nuestro buen amigo el Dr Emilio Cosio,esperamos el Señor lo acoja en su Santo Seno y de resignacion a su querida esposa Inesita y demas familiares. Descansa en paz, querido amigo. Renato.

  3. Poco a poco iré publicando de nuevo sus estampas en honor al gran escritor y ser humano que fue. Descansa en paz querido Emilio.

  4. Puchy Guaty Lotz

    Me uno a sus palabras Señor Recio; agregando y enviando mis oraciones a la Señora Cosío y familia. Que la luz perpetua lo alumbre. Descansa en paz, amigo Cosío.

  5. Que buena pluma la del Sr. Cosio. Lastima de su fallecimiento. Que descanse en paz este buen señor.

  6. dulcerosadoguaty

    Gracias Maggie por publicarlo.

  7. Único e irrepetible

Favor de no agregar videos ni artículos completos de sus páginas, gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s