Archivo de la categoría: Mitos y leyendas cubanas

Leyendas cubanas

“El encuentro”

 Una leyenda Cubana, original de Eduardo F. Peláez

cangilones-rio-maximo-cguey-miozotis-3

Una leyenda Cubana, original de Eduardo F. Peláez

Transcurría el otoño de 1492. Anayana está tejiendo una red para atrapar los peces que nadan en el pequeño arroyo cercano al batey. La siembra de la yuca está por empezar, como es el rito en los meses de sequía que siguen a la temporada de los vientos y las lluvias. Hace unos meses se desposó con Mayvona, hijo de la hermana del cacique Mayanabo. Viven en un hermoso y ventilado caney. Su esposo es un joven guerrero que ha ganado fama demostrando inteligencia y valor frente a los asaltos esporádicos de los caribes que merodean la zona en busca de alimentos y de mujeres. Mayvona se destaca además por su pericia en los juegos de batú. La maestría que emplea para mantener la pelota en el aire sin que las manos o los pies la toquen nunca, dibujan sonrisas de orgullo en su esposa.

Pintor: Victor Manuel

Pintor: Victor Manuel

La pareja disfrutaba mucho de largos paseos por el gran río. Mayvona, aparte de guerrero y atleta, era un magnífico artesano y carpintero. Unas de las canoas más envidiadas de la zona fue la que construyó unos meses antes de su boda. Mucho esfuerzo necesitó para moldear el hermoso tronco de ceiba que había elegido para su obra. La canoa era espaciosa y navegaba firmemente. Cada vez que miraba el vientre abultado de su mujer, se decía: “Ahí viene el primer marinero de una larga familia”.

El futuro aparecía halagüeño. Según la tradición establecida, el cacicato le correspondería una vez retirado Mayanabo. Mayvona se convertiría en el representante del poder solar del dios del fuego, del día y de la noche. Sin embargo, Anayana está triste. Hace dos noches, en uno de sus habituales paseos por el río, al llegar al mar, le pareció oir unas palabras de angustia en el silbar de las palmas. No le dijo nada a su marido hasta que al regresar al batey volvió a oir los mismos quejidos en las palmas que protegían el yucaneque. Preocupada por sus presentimientos llamó a uno de los behiques de la familia para que le interpretara el lenguaje de las palmas. El sacerdote inició el rito de la cohoba para comunicarse con sus espíritus, inhalando los polvos alucinógenos colocados sobre un plato de ofrendas mediante pequeños tubos en forma de Y. Cayó en trance y comenzó el diálogo con los dioses. Una vez terminado el rito, el behique se alejó y estuvo largas horas meditando en la soledad de un palmar cercano. Anayana esperó con desasosiego la interpretación sabia del sacerdote. Algo siniestro había sentido en los gemidos del behique poseído por las inhalaciones sagradas. Había visto el rostro del huracán escondido en sus gritos. Sus temores habían sido fundados. El behique le reveló que una fuerza destructiva en forma de montañas flotantes con grandes alas hinchadas con el viento llegaban a la playa cargadas de fuego.

Villas de Tainos

Villas de Tainos

Es bien temprano en la mañana. Los naboríes se encaminan al conuco a vigilar la siembra de yuca así como otras de cacahuate, maíz, algodón y tabaco. Algunas mujeres con sus niños se han quedado cerca de los bohíos preparando los alimentos productos de la caza anterior que ha sido fructífera. Jutías, iguanas y algún que otro pájaro o serpiente van a ser asados esa tarde. Anayana está triste. No puede concentrarse en el tejido. Lleva largas horas meditando en las palabras del behique: “¿Qué le va a suceder a mi futuro hijo, qué podrían ser las montañas de fuego?”. Mayvona trata de consolarla inútilmente. La acaricia con ternura entrelazando sus dedos en la negra cabellera de su esposa y musitando cerca de su oído palabras dulces. Mayvona también cree en las palabras del sacerdote, pero le hace saber a su mujer que la visión de las montañas en el mar no está ubicada en ningún tiempo y le asegura que su familia y las venideras continuarán viviendo en paz.

cangilonesEsa tarde Maynova convenció a su mujer para abandonar el yucaneque y dar un paseo en su canoa. Los paseos generalmente se iniciaban en un largo río que desembocaba en una bahía grande del ancho mar. Mayvona remaba disfrutando del trinar de los pájaros, del aletear de las aves y de la frescura de las aguas que bañaban las rocas. En una parte cercana a donde nace el río y las montañas se empinan al cielo, el río se convertía en un lago cristalino cubierto de rocas calizas. Era su lugar preferido para bañarse, pescar truchas y asarlas en improvisadas barbacoas. Después de descansar y dormir la siesta, continuaban remando hasta que el río moría en la inmensa agua salada que cercaba su paraíso. Así lo hicieron, pero esta vez regresaron apresuradamente al caney. Anayana se postró sollozando ante el behique. Maynoba, erguido, tenía las manos crispadas y la mirada perdida en la tristeza.

——————————————————————————————

El río Máximo al correr por las faldas de la Sierra de Cubitas, deslumbra al visitante por la belleza de “los cangilones”, que son unas pocetas formadas por la acción de la corriente en el mármol de las rocas. En este preciso lugar, el río cambia de nombre y se le conoce por el Río de los Cangilones. Más adelante, el río desemboca en la Bahía de la Gloria en donde adquiere el nombre de Río de las Carabelas llamado así porque allí desembarcó Cristóbal Colón cuando descubrió a Cuba.

Autor ©Eduardo F. Peláez

Publicado por MGuatyMarrero para Cjaronu

Las Polymitas de Baracoa y su leyenda

 

 

Baracoa y Polymita no pueden separarse. Es tal la admiración que han sentido y sienten los habitantes de este pequeño y verde pueblo por tan bellas criaturas, que existe una leyenda en su honor.

LEYENDA OFICIAL

Cuenta de los amores de una bella india y su cacique, quien para conquistarla sin tener perlas ni joyas, quiso ofrecerle un regalo único. Y salió un día a apresar los colores del sol, el verde de las montañas, el rosado de las flores, el blanco de la espuma de la mar, pero al sorprenderle la oscuridad no pudo aprisionar el azul del cielo, conformándose con el negro de la noche. Ella, deslumbrada al contemplar tan singular creación, le imprimió la cadencia de su baile, la ternura de sus palabras y la benevolencia de su ser. Por eso se afirma que son las polymitas las joyas naturales de Cuba y ofrecen gran beneficio al hombre, aunque no existan azules.

Video sobre las preciosas Polymitas de Baracoa.

Enviado por Dulce María Rosado Guaty

MGuatyMarrero para Cjaronu

“El Cristo de la Vereda”. Leyenda Cienfueguera

“El Cristo de la Vereda”. Leyenda del Siglo XIX, de la provincia cubana de Cienfuegos.

 

Castillo de Jagua:www.altiplano.org

Castillo de Jagua:www.altiplano.org

Trinidad conservaba su antiguo esplendor y riqueza, que la habían hecho famosa en Cuba y fuera de ella. Todavía no existía el ferrocarril a La Habana y la navegación por mar hasta Batabanó era difícil, tardía e insegura, por cuyo motivo los trinitarios para trasladarse a la capital tenían que hacerlo por el antiguo camino de Trinidad a La Habana, pasando cerca del Castillo de Jagua, La Milpa, Pasa Caballos y Las Auras.

Éste último lugar fue el que habitaron, allá por el año de 1511, los virtuosos protectores de los siboneyes Bartolomé de las Casas y Pedro de la Rentería, que tanto hicieron a favor de los indios.

Aparición misteriosa

El_Cristo

Cierto día sorprendió a unos pasajeros, la misteriosa aparición de un Cristo de tamaño natural, que pendía de gruesa y tosca cruz formada con el tronco de un almácigo. Despertando la curiosidad, y ya no fueron solo los caminantes obligados a pasar por allí los que se detenían admirados y contritos, sino curiosos venidos de lejanos lugares que se habían enterado de la divina aparición. No tardaron en atribuirle acciones milagrosas, que los hechos parecían confirmar.

El bondadoso Cristo dispensaba su protección a los caminantes y restituía la salud a los enfermos. Por si esto no fuera bastante, se decía que socorría, con largueza, a los pobres que humildemente se acercaban a él y postrados a sus pies le pedían alivio para sus males, restitución de su salud y remedio a sus escaseces y penurias.

La fama milagrosa del Cristo de la Vereda se extendió rápidamente por todo el territorio de Jagua, pasó la Sierra, invadió el Valle del Táyaba y el territorio que después se llamó de Las Villas, y afluyeron al venerable lugar gentes de todas clases y condiciones, en busca unos de salud, en demanda otros de dineros y solicitando algunos las dos cosas.

Tomado del Libro: “Tradiciones y leyendas de Cienfuegos”, de Adrián del Valle, 1919.

MGuatyMarrero para Cjaronu

El almácigo Cubano un árbol misterioso

untitledaaaaaaaaaaaaaaaa

 

Tal vez sea el almácigo una de las plantas más populares en Cuba. Tradicionalmente partes de este árbol, de la familia de las Burseráceas, se ha usado como remedio casero para determinadas enfermedades y trastornos del organismo, principalmente en las zonas rurales del país. Es un árbol grande que alcanza hasta 25 metros de altura y 80 centímetros de diámetro. Se reproduce fácilmente por semillas y estacas, estas últimas son aprovechadas para cercar los potreros.

Cuentan muchos cubanos entre ellos nuestro amigo Renato Recio, que les tocó vivir una experiencia mística con el árbol del almácigo. Los muchachos en el campo campeaban por su respeto y convivían con infinidad de árboles y animales. Cuentan muchos que el tronco del almácigo al darle un corte con un machete tenía una savia blanquesina y transparente, pero ahí no termina la historia…….

360px-Gumbo-limbo_(Bursera_simaruba)_(8335556200)imagesaaa

 

Durante los días de la semana Santa la savia del amácigo fluía de un rojo intenso  y los mayores les contaban que era porque se convertía en la sangre de Cristo.

 

MGuatyMarrero para Cjaronu

La tumba de la Lealtad, Cementerio de Colón, La Habana

tumba-de-mrs-jeannette-y-su-perro-rinti-2

 

Editado por MGuatyMarrero para Cjaronu

En el sorprendente Cementerio de Colón, en Cuba,  salta a la vista la escultura de una mujer acostada, y a sus pies, un perrito. La obra, hecha con piedra de cantería, se inauguró en 1944, con la bendición del Arzobispo de La Habana. Pero, ¿quién fue la Dama del Perrito?

Jeannette Ryder (Wisconsin, ? – Cuba, 1931) fue una filántropa norteamericana que vivió en Cuba a principios del siglo XX, donde fundó la organización humanitaria llamada Sociedad Protectora de Niños, Animales y Plantas, también conocida como el Bando de Piedad.

Tras concluir la dominación española en Cuba y en momentos en que nuestro país se hallaba bajo la primera intervención de los Estados Unidos, desembarcó en el puerto habanero una mujer norteamericana de 33 años de edad nombradaJeanette Ryder.Al poco tiempo de su llegada a La Habana esta mujer se inició en la tarea de ofrecerles ayuda a los numerosos niños desamparados que recorrían la ciudad, se dedicaban a vender periódicos, en el mejor de los casos, o al hurto continuado. Se detenía a hablar con ellos, se interesaba por la situación individual de cada uno, les orientaba a seguir el buen camino y apartarse del delito y de los vicios y en muchas ocasiones recurría a sus escasos recursos monetarios para entregarles una limosna
Jeannette Ryder. Muy diminuta, muy delgada y muy poco agraciada, al margen del patrón de belleza de los hombres cubanos, aquella mujer no conoció el galanteo constante de los nativos. Sin embargo, la belleza que no podía ostentar su figura habitaba, con creces, en sus nobles sentimientos cristianos, en su sensibilidad extrema y en su firme voluntad de hacer el bien.

912

Fue enterrada en la necrópolis de Colón en la ciudad de La Habana. Su tumba se conoce como la tumba de la lealtad, ya que después de su muerte, su perra Rinti se echó a los pies de la tumba y rechazó los alimentos y el agua que le ofrecían los cuidadores del cementerio hasta que murió. Una escultura conmemorativa muestra a un perro descansando a los pies de la tumba.

En julio de 1957, para conmemorar los 50 años de la fundación del Bando de Piedad, el Ministerio de Comunicaciones de la República de Cuba emitió dos sellos de 021_0014 y 12 centavos respectivamente honrando a Jeanette Ryder.

Enviado por Luciano Garibali

Publicado y editado por MGuatyMarrero para Cjaronu

¿Quién fue Chacumbele?

¿Quién fue  Chacumbele?

Síntesis: MGuatyMarrero para Cjaronu

“El pobre Chacumbele el mismito se mató” así canta la canción y dice el dicho, ¿pero quién era Chacumbele? ¿Existió, o es solo parte del folclore cubano?

José Ramón Chacón Vélez nació el 9 de Noviembre de 1912 en el pequeño pueblo costero de Santa Cruz del Sur en la provincia de Camagüey. José Ramón alrededor de los catorce años empezó a interesarse en los circos que pasaban por Santa Cruz y soñaba con ser trapecista.

arrajatabla.net

arrajatabla.net

El 9 de Noviembre de 1932, día en que cumple 20 años, el poblado de Santa Cruz del Sur es literalmente borrado del mapa por un ciclón avasallador que sepulta totalmente la ciudad, sumergiéndola bajo agua y dejando miles de muertos.

El joven y su perra Lolita, logran salvarse trepándose a un enorme algarrobo que crecía en el patio de su casa, su padre muere. José Ramón cuya madre murió al darle a luz, se muda a La Habana con su tía María Belén que lava y plancha para ganarse el sustento y su esposo Urbano que es policía.

chacumbeles-216x300

José Ramón se busca la vida de noche vendiendo gardenias y mariposas en el Parque Central. De día consigue empleo de aprendiz de trapecista en el circo Santos y Artigas. En ese momento, la estrella del Santos y Artigas era el gran trapecista polaco Bronislav Korchinsky, conocido como El Gran Korchinsky, de fama internacional. Se integra José Ramón al equipo como discípulo de El Gran Korchinsky y muy pronto se revela como un gran y nuevo talento de los aires y escoge el nombre de Chacumbeles,  integrando a su perrita Lolita al acto.

infocirco.com

infocirco.com

Korchinsky recibe una oferta de Estados Unidos y se marcha dejando como nueva estrella de la cuerda floja a Chacumbeles. Es primera vez que en Cuba se ve a una perra en la cuerda floja y también es la primera vez que un cubano logra hacer un salto triple sin red. Además de Lolita ahora las presentaciones de Chacumbeles incluyen también a Llona Szabó, “La Muñequita Húngara”. Llona, una judía húngara de belleza impactante, la cual se convierte en su amante.

a73205e7e2-251x300

Se une a Santos y Artigas un norteamericano negro de nombre Harry Silver, “El Frenesí”, era un negro de Laurel, un pueblo en el estado de Mississippi que había venido a Cuba para escapar del racismo que existía en Estados Unidos,  Cantaba, bailaba tap, tocaba el banjo y hacía malabarismos. Se convirtió en una de las principales atracciones principalmente para las féminas que iban a admirar su voluptuosa anatomía en sus apretadas mallas.

images-841

Un día en que estaba Chacumbeles en su acto de la cuerda floja con Lolita, contempló desde los aires a Llona y Harry Silver besándose , fue tal su rabia que perdió el equilibrio  y cayó al suelo llevándose consigo a Lolita la cual murió aplastada por su dueño, salvándole la vida.

Pasó seis meses en el hospital con varias fracturas, las dos piernas rotas, y una costilla había perforado su pulmón. A su salida fue  imposible retornar al circo, había quedado cojo y sin fuerzas en las manos a consecuencia de la caída.

Su tío Urbano le consigue trabajo en la policía y le es asignado un puesto patrullando el Parque Central,  cojo, y sumido en una profunda depresión, regresa Chacumbeles al mismo parque que lo vio llegar a La Habana. Una noche de abril se quita la vida con su pistola de policia.

images-82-300x164

En 1941 Chacumbeles pasó a la inmortalidad en una canción compuesta por Alejandro Mustelier y grabada por el Trío Servando Díaz, que suprime la”s” final, y lo convierte en “Chacumbele”.

Y así termina la historia de un pobre muchacho que se salvó de morir en el ciclón de Santa Cruz del Sur, llega a la cúspide de la fama en el circo Santos y Artigas y se quita la vida a consecuencia del mal amor de una mujer.

Síntesis: MGuatyMarrero para Cjaronu

Fuentes: Baracutey/Urrutia/ Internethotos/ TheCubanHistory.com Hizo como Chacumbeles, el mismito se mato!/ The Cuban History/ Arnoldo Varona, Editor